Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2015

Recuerdos de una infancia

No sabría con claridad cómo empezar esta entrada, suelo tener recuerdos muy bellos y horrorosos de mi infancia (pero no quiero hablar del horror por ahora).
Hasta cierto punto me gustaba mucho ser una niña porque normalmente íbamos semanalmente a un departamento (hogar de mis abuelos Raúl y Antonia) que le llamaban el 11 (u once, con números o letras). Allí nos reuníamos, como dije, no solamente mi familia de cuatro, sino también mis tíos y primos con quienes jugábamos pocas veces porque no nos dejaban salir al patio. Me quedaba entonces en la casa con mi hermana a dibujar.
Recuerdo que en aquellos tiempos los adultos siempre platicaban de cosas que no entendía y siempre pensaba que una vez siendo adulta podría comprender sus diálogos. Aunque, al crecer un poco, me di cuenta que gustaban mucho hablar sobre películas. 
Siempre hablando, riendo, gritando y con la música al tope (desde The Beatles hasta Pink Floyd, desde Therion hasta Rammstein). Eran unos momentos muy especiales a pesa…

Niñas feas del mundo... ¡vengan!

"Nadie me dijo que yo era bonita cuando era una niña. A todas las niñas se les debe decir que son guapas, aunque no lo sean"
—Marilyn Monroe
Algo que me perturbó mucho durante mi infancia fueron los complejos de belleza. Yo jamás en mi vida (ni ayer ni hoy) fui ni he sido de esas que los chicos miran, invitan a salir, les mandan flores en San Valentín o piden números telefónicos cuando pasean en un centro comercial... era todo lo contrario. Me hacían el feo, me decían que era horrible, me hacían bromas pesadas y hasta me decían que jamás me iba a casar y que estaría sola por el resto de mi vida. 
Cuando un niño me llegó a gustar y alguien le confesó mis sentimientos, dijo "Prefiero tener mil citas con X niña que con ella" (y X chica era la niña obesa del salón). Obviamente mi corazón se hizo pedazos poco a poco y mi inseguridad aumentó a través de los años, a tal punto que no era capaz de verme al espejo. Era cierto que tenía problemas de sobrepeso y eso me avergon…

Me preocupo demasiado y tengo miedo

No sé qué es lo que me sucede, desde siempre he tenido este tipo de reacciones ante cualquier circunstancia. Me preocupo demasiado, tengo ansiedad y finalmente, cuando logro conseguir mi objetivo para calmarme, me siento mal. 
En muchas ocasiones he sentido que solamente molesto a la gente, que le estorbo. Me da miedo estorbarle a mis amigos, hartarles, que se cansen de mí. Que me desechen cual objeto. Sé que ellos no piensan así y que me aprecian mucho, pero en muchas ocasiones preferiría mejor desaparecer y así dejarlos tranquilos. A la vez me siento descompuesta, como si me faltaran muchas piezas.
Puedo ver las piezas que me faltan muy cerca, a mi alcance, pero no sé por qué no me animo a tomarlas sin sentirme mal.
Creo que la gente es demasiado amable conmigo, que mis amigos y mi familia lo son también; que no merezco el afecto que me están dando, ni material, ni espiritual. Otras veces siento que he sido una persona muy miserable... pero yo quiero ser feliz.
Crecer en la tristez…

"Me!Me!Me!" por Hibiki Yoshizaki

Una animación muy particular fue mostrada en la página Animator Expo el 24 de noviembre del 2014 y no fue sino hasta que Los Hermanos Fine (The Fine Bros) hicieran una video reacción para que viera dicha obra del autor freelance Hibiki Yoshizaki. Nacido en 1980, desde temprana edad ha participado en varias animaciones, pero hay una que cabe destacar: Evangelion 3.0 You Can (Not) Redo (películas y serie que recomiendo mucho ver si les gusta la ciencia ficción, robots gigantes y personajes patéticos y complejos).
Sin embargo, no estoy aquí para platicarles de su vida ni de Evangelion, sino de su reciente creación: "Me!Me!Me!", que así como yo y varios fanáticos de las animaciones japonesas (llámese otaku) han encontrado a "Me!Me!Me!" atractiva, "bizarra" e impresionante (refiriéndose a la animación que, de hecho, está muy buena si dejas a un lado el erotismo que contiene, ¡OJO!, erotismo es diferente de pornografía). 
Cuando empecé a leer comentarios en pá…