martes, 14 de febrero de 2017

El proceso de revisión

En la última semana (y contando esta) he estado en el proceso creativo más pesado de todo escritor: la revisión de mi propia novela. Han pasado alrededor de dos meses desde NaNoWriMo 2016 y, después de un largo descanso, tomé la decisión de retomar mi novela y ponerme a revisarla.

Si es que hay algún novato por allá afuera leyendo esta publicación, mi mejor recomendación es que dejes que tu novela descanse por unos meses (igual para ti) para que al momento de llegar a la etapa de revisión, tu mente se aclare un poco.

Asimismo debes tener en cuenta que el proceso de escribir una novela consta de tres partes: escribirla, revisarla y editarla. 

Cuando escribes tu novela no debes preocuparte por las palabras adecuadas o las oraciones que sigan un hilo de la historia, al contrario, cuando estás escribiendo por primera vez, la mejor manera es escribiendo todo lo que te llega a la mente sin necesidad de darle un sentido. Poco a poco tu historia la tendrá. 

Así le he hecho yo desde que escribí mi primera novela. Recuerdo mucho en mi infancia que me imaginaba muchas escenas y las iba escribiendo o dibujando en mis cuadernos de clases (era un desastre). Con ello, poco a poco lo fui uniendo y fue teniendo sentido.

Después de que terminas de escribir tu novela, es el mejor momento para darte un descanso. Así como leí una vez en el libro "Mientras Escribo" de Stephen King, celebra, come pastel, sal a pasear y relájate un rato. Escribir una novela es pesado y mereces un pequeño receso. Sin embargo, una vez que termine ese descanso (por favor, no seas como yo y pon en tu calendario la fecha en la que empezarás la revisión) es hora de revisar tu novela.

La revisión prácticamente es releer tu novela, pero no es tan fácil. Te recomiendo mucho comprar post-it para añadir notas, los registros de página que vienen en cinco colores (los hay de plástico o papel, te recomiendo los de plástico) y cuatro colores de marcatexto diferentes (azul, rosa, verde y naranja).

El propósito de estos colores es que cada uno tendrá su función. Yo te daré un ejemplo, tú lo puedes modificar como más prefieras: el azul es para sucesos relevantes de la historia, el rosa para mis notas personales, el verde para los errores que vea en la historia o los cambios que deba hacer y el naranja para los errores ortográficos. Asimismo los registros de página los usarás para no perder las páginas donde haya que editar (puedes añadir símbolos que resalten) y los post-it para añadir las notas que veas necesarias para que al editar, no olvides qué era lo que pensabas cuando leías esa escena.

Por el momento me encuentro en la etapa de revisión, ¡y vaya que hay mucho que revisar! 

Recuerda de igual manera que este proceso lleva su tiempo y no esperes acabar de hacer tu revisión en tres días o una semana. Relájate y tómate un té o un café, ¡disfruta de tu novela!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario