martes, 14 de febrero de 2017

El proceso de revisión

En la última semana (y contando esta) he estado en el proceso creativo más pesado de todo escritor: la revisión de mi propia novela. Han pasado alrededor de dos meses desde NaNoWriMo 2016 y, después de un largo descanso, tomé la decisión de retomar mi novela y ponerme a revisarla.

Si es que hay algún novato por allá afuera leyendo esta publicación, mi mejor recomendación es que dejes que tu novela descanse por unos meses (igual para ti) para que al momento de llegar a la etapa de revisión, tu mente se aclare un poco.

Asimismo debes tener en cuenta que el proceso de escribir una novela consta de tres partes: escribirla, revisarla y editarla. 

Cuando escribes tu novela no debes preocuparte por las palabras adecuadas o las oraciones que sigan un hilo de la historia, al contrario, cuando estás escribiendo por primera vez, la mejor manera es escribiendo todo lo que te llega a la mente sin necesidad de darle un sentido. Poco a poco tu historia la tendrá. 

Así le he hecho yo desde que escribí mi primera novela. Recuerdo mucho en mi infancia que me imaginaba muchas escenas y las iba escribiendo o dibujando en mis cuadernos de clases (era un desastre). Con ello, poco a poco lo fui uniendo y fue teniendo sentido.

Después de que terminas de escribir tu novela, es el mejor momento para darte un descanso. Así como leí una vez en el libro "Mientras Escribo" de Stephen King, celebra, come pastel, sal a pasear y relájate un rato. Escribir una novela es pesado y mereces un pequeño receso. Sin embargo, una vez que termine ese descanso (por favor, no seas como yo y pon en tu calendario la fecha en la que empezarás la revisión) es hora de revisar tu novela.

La revisión prácticamente es releer tu novela, pero no es tan fácil. Te recomiendo mucho comprar post-it para añadir notas, los registros de página que vienen en cinco colores (los hay de plástico o papel, te recomiendo los de plástico) y cuatro colores de marcatexto diferentes (azul, rosa, verde y naranja).

El propósito de estos colores es que cada uno tendrá su función. Yo te daré un ejemplo, tú lo puedes modificar como más prefieras: el azul es para sucesos relevantes de la historia, el rosa para mis notas personales, el verde para los errores que vea en la historia o los cambios que deba hacer y el naranja para los errores ortográficos. Asimismo los registros de página los usarás para no perder las páginas donde haya que editar (puedes añadir símbolos que resalten) y los post-it para añadir las notas que veas necesarias para que al editar, no olvides qué era lo que pensabas cuando leías esa escena.

Por el momento me encuentro en la etapa de revisión, ¡y vaya que hay mucho que revisar! 

Recuerda de igual manera que este proceso lleva su tiempo y no esperes acabar de hacer tu revisión en tres días o una semana. Relájate y tómate un té o un café, ¡disfruta de tu novela!



martes, 6 de diciembre de 2016

NaNoWriMo 2016

No tengo asegurado si platiqué de mi NaNoWriMo del año pasado, sin embargo, me gustaría comentar un poco acerca de la experiencia que tuve este año.

Bien saben que tengo ya una lista larga de novelas por escribir, eso es lo mejor de todo, pero el año pasado al menos, tras participar en NaNoWriMo, me decidí a reescribir mi novela del 2009, "Flor de Invierno".

No pude con él, me quedé atrapada en las 28K palabras en el día 17. Una verdadera lástima, y me culpo a mí misma por no esforzarme, sin embargo prefiero decirle a la gente que la culpa la tiene el mismo bloqueo.

Asimismo sucedió por fin en este año 2016 donde me animé a intentar terminar esta misma novela, sólo que ahora preferí dejar su título como la llamé en el 2009: Roja Temporada. 

Fue un año estupendo, frustrante y ansioso, pero estupendo. Tenía una gran ventaja por mis grandiosas 28K palabras, sin embargo la flojera me estuvo ganando (eso y el hecho de que trabajo). La historia fue agarrando más filo aunque todavía hay algunas partes donde me atoro mucho, ciertas escenas, ciertas descripciones, de tan sólo pensarlo me da más flojera.

Así, pues, fue aún mejor al estar en el grupo de Facebook. Todos los que estaban allí platicaban absolutamente de lo mismo y otros, días antes de que terminara, hablaban de cómo ya habían rebasado la meta (50K palabras). Honestamente yo no creí que ganaría, como dije, las metas diarias me ganaban así que me ponía a escribir unos días 3 mil palabras y otros nada más 500. 

Se estarán preguntando si he ganado o no y pues, sí, prácticamente.

La verdad es que estuvo muy difícil nuevamente por mi bloqueo, llevaba 35K palabras. Las escenas se me hacían pesadas y forzadas, por eso no quería seguir escribiendo (normalmente lo hago de manera lineal, siguiendo los hechos), pero gracias a muchas personas en ese grupo, me di cuenta que el punto no es escribir algo lineal, es tu primer "bosquejo", así que no vas a colorear los ojos antes de dibujarlos (si saben a qué me refiero). Así fue como empecé a escribir escenas que tenía en la cabeza, con su orden. ¡Con decirles que escribí el final!

Ya estaba en el día 27, con el estrés encima y la misma desesperanza, me decía a mí misma que para qué continuar si ya estaba por acabar, pero gracias a mi querida amiga Jimagu me decidí a seguir escribiendo. Así, el día 28 alcancé mis 38024 palabras, al siguiente 43241 y, crean o no, el mismo 30 de noviembre, a eso de las once de la noche, logré las 50061 palabras.

Pero no crean que todo esto fue gracias a las escenas que tenía en mente, ¡porque el mismo 30 de noviembre me las acabé todas! ¿Entonces cómo le hice, dirán? Me puse a escribir todas mis ideas, desde qué tal me parecía la trama hasta una especie de resumen de mi novela (esto para tener todo en claro, no me gusta no saber adónde va mi historia). Tal vez algunos dirán que hice trampa, yo no lo veo así, porque después de todo estuve hablando de mi misma novela.

¿Y ahora qué?, dirán otros. Pues todavía me falta reunir más cositas antes de terminar de escribirla, pero esperemos que para el próximo año pueda ver la luz del día.

Asimismo, ¿saben qué escribiré en NaNoWriMo 2017? "Recuerdos de Algo que Nunca Fue" está en mi lista ;).

sábado, 8 de octubre de 2016

La Historia de Chocolate Bunny Store


Anoche publiqué un video donde cuento la historia de mi tienda, Chocolate Bunny Store, y pues, ahora que necesito escribir de nuevo en mi blog, pensé en por qué no hablar de él aquí.

De los últimos accesorios que hice
Chocolate Bunny Store es una tienda en línea que vende prendas únicas estilo kawaii (o eso es lo que quiero lograr). Pero antes de que empiece a hablar de mi visión y misión, me gustaría platicarles cómo es que empecé.

Hace mucho tiempo, en el 2010, empecé un proyecto que llamé "My Sweet Store", en el que quería de verdad mi tienda de accesorios y ropa. Hice todo un plan sobre cómo podría lograrlo.

Mis primeras creaciones con porcelana fría
En ese entonces creé "My Sweet Channel", y lo que solía ver era tutoriales de arcilla polimérica de canales como Toni Ellison, Kawaii Supply, Naruponyo, Kukishop y uno no tan relacionado, RRCherryPie. Empecé a hacer accesorios por mi cuenta con porcelana fría y entonces, subí unos videos a YouTube del mismo tema. Creé un montón de cosas bonitas de las cuales estoy muy orgullosa. También creé un blog que se llama "My Sweet Coffee", donde hablaba de las mismas cosas kawaii y subía fotos de mis creaciones.

De repente, y no recuerdo cuándo, conocí la moda Lolita, y así como pasó en "Kamikaze Girls", sentí que volví a nacer. En ese entonces estaba muy molesta con la moda contemporánea y creía que era aburrida y tonta, pero entonces y sólo entones, sabía que esto era lo que buscaba. Prendas complicadas y con clase, hermosos colores y texturas, ¡era mi sueño!

Mi primera prenda
Conocí unos canales muy geniales como Princess Peachie, Kawaii Girl Japan, y mi favorito personal, Shelby Cloud. No podía dejar de ver sus videos y las prendas en google, y las páginas oficiales, por supuesto. Misako Aoki fue mi primera modelo a seguir y recuerdo muy bien ese video que vi donde solamente tenía 23 años.

Blusa modificada
Debido a que era muy complicado tener prendas, o eso era lo que creía, decidí hacer las mías. ¿Y saben qué pasó? Empecé a diseñar algunas. Compré tela y me hice mi primera prenda, la cual fue una falda. Lo malo es que no sabía cómo hacer esa forma de campana, así que intenté muy duro y fracasé, pero amé mi falda y la vestí tantas veces. Así que no me arrepiento de nada. También decidí cambiar el estilo de una blusa, pero nunca la usé porque no me había gustado el encaje que le había puesto.

Mi primer y último intento fue vender mis cosas en una convención, el cual funcionó un poco y se sintió genial. No sé por qué no lo volví a intentar.

Cinco blusas hechas a pedido
No pude avanzar más puesto que dejé la escuela para entrar a otra, así que en el 2011, empecé la preparatoria y dejé esos sueños atrás. Era ese tipo de persona que creía que era mejor hacerlo una vez fuera más grande.

Grave error.

No fue sino hasta el 2013 cuando todo empezó a salir mal. Creé una cuenta en Tumblr y encontré de nuevo la moda Lolita. Tuve la misma sensación: motivación e inspiración, ¿y saben qué hice? Creé mi propia tienda.

No sé de dónde tomé el nombre, pero lo llamé Chocolate Bunny Store. Vendí alrededor de cuatro faldas "Bombón" de forma nacional y entonces, muchas cosas malas pasaron. Fue hasta el 24 de Diciembre de 2014 cuando abrí mi tienda en Etsy. No estaba tan motivada en crear de nuevo cosas, así que fue hasta Junio de 2015 cuando tuve mi primera venta, después hasta Noviembre. Desde entonces, me lo tomo en serio.
Cosplays

A principios de 2016, no tenía dinero suficiente para comprar tela para crear cosas nuevas, así que abrí mi página de Facebook y abrí comisiones. Tuve la mejor suerte de todas, mis queridos lectores, estas chicas me ayudaron a improvisar. Hice alrededor de 14 prendas (¡WOW!): dos cosplays, cinco blusas, un conjunto completo de un fondo, un vestido, una capa y un delantal, otro conjunto de una blusa y una falda y, finalmente, un último vestido. ¡Y no puedo creer que yo lo haya hecho!

Y aquí estoy yo, enseñándoles fotos desde el 2010 al 2016. Sé que hay un gran hueco entre esos años, pero al saber que he estado trabajando por casi ocho meses, me emociona mucho el 2017.

Ya saben que si gustan, pueden acompañarme a esta gran aventura.

¡Gracias por leer!



domingo, 2 de octubre de 2016

DIY Blusa Amplia y Casual



¡Hola, muy buen día!

El día de hoy les explicaré paso a paso cómo hice esta bonita blusa casual que le regalé a mi madre en su cumpleaños. Al pie de esta publicación dejaré el video donde verán el seguimiento de cómo la hice. Así, demos inicio a este pequeño tutorial.

¿Qué necesitas?

  • Tus patrones delantero, trasero y manga. 
  • Cualquier tela de tu gusto, estampada, gruesa, lisa, hasta chifón; en este caso yo usé popelina (mínimo 1.5 metros).
  • Botones que queden bonitos con tu prenda.
  • Bies del mismo color o uno que combine.
  • Y lo de siempre: regla curva francesa, regla sastre, escuadras, transportador, hilo, tijeras, agujas, greda o plumón para tela, lápiz o plumón y papel para hacer la transformación. Yo usé papel kraft.

¡Empecemos!

Delantero:

  1. En el papel kraft, traza el patrón.
  2. Aumenta lo que mida de tu cintura a tu cadera, en este caso, yo aumenté 15 cm (con esta medida cubrirás completamente tus caderas, pero puedes poner la mitad o 7 cm... a menos que te gusten los crop tops).
  3. Mide tu cadera y divide entre cuatro. 
  4. Haz una línea paralela a la cintura con la medida que sacaste del paso 2, y traza la medida de 1/4 de cadera.
  5. De esa misma línea, aumenta 8 cm. Esto también depende de qué tan amplia la quieras. Recomiendo 4 cm si no la quieres tan amplia.
  6. De ese nuevo punto que hiciste, realiza una línea recta hacia la sisa. Si no sabes qué es la sisa, es el punto debajo de la axila.
  7. Volviendo al largo talle, de forma vertical, aumenta 4 cm. 
  8. Del punto de tu cadera, a este nuevo punto que hiciste en el largo talle, realiza una curva con la regla sastre.
  9. Ahora nos vamos al cuello. Bajamos 1.5 cm por el largo talle y marcamos.
  10. Quitamos un tercio del hombro y marcamos nuevamente. Esta parte es opcional, puedes usar la mitad o la medida que más te acomode.
  11. Usa la curva francesa para marcar el cuello.

*Recomendación antes de cortar: Traza de 1 a 2 cm en el contorno de tu patrón para la costura. Así te ahorras tiempo cuando vayas a cortar la tela.

Trasero

  1. Trazamos el patrón.
  2. Aumenta lo que mida de tu cintura a tu cadera, en este caso, yo aumenté 15 cm.
  3. Mide tu cadera y divide entre cuatro.
  4. Haz una línea paralela a la cintura con la medida que sacaste del paso 2, y traza la medida de 1/4 de cadera.
  5. De esa misma línea, aumenta 8 cm.
  6. Aquí viene un pequeño truco. Con tu patrón delantero ya cortado, une los lados de la sisa hasta la cadera. Realiza los cambios necesarios, seguramente el trasero saldrá un poco más corto. Realiza los cambios necesarios para que sean iguales.
  7. Volviendo al largo espalda, de forma vertical, aumenta 4 cm. Si gustas la espalda un poco más larga, puedes aumentar de 8 a 15 cm.  
  8. Del punto de tu cadera, a este nuevo punto que hiciste en el largo espalda, realiza una curva con la regla sastre.
  9. El cuello lo podemos dejar como tal, sólo quitamos un tercio del hombro y marcamos.
  10. Unimos el cuello con el hombro con la regla francesa.

*Recomendación antes de cortar: Traza de 1 a 2 cm en el contorno de tu patrón para la costura. Así te ahorras tiempo cuando vayas a cortar la tela.

Manga

Aquí necesitaré que me pongan toda la atención del mundo, pues está un poquito difícil pero nada del otro mundo. 

Si el patrón de tu manga no tiene dibujada ninguna división, entonces sigue estos pasos:

  • Traza una línea recta de sisa a sisa.
  • Divide entre seis.
  • Traza una línea perpendicular que vaya hacia el hombro (o hacia arriba) desde estos puntos. 

Ahora que ya tienes estas lineas trazadas, podemos proceder.

  1. Traza sólo la hoja superior del patrón (esto quiere decir que sólo traces la mitad).
  2. De la línea horizontal de sisa a sisa que marcaste, traza hacia abajo 12 cm. Este será el largo manga.
  3. Ahora que tenemos tres divisiones en el hombro, excepto por la que está en la parte más baja, divide entre dos cada una de ellas y traza una línea recta que vaya por todo el largo manga, todas.
  4. Corta el patrón, incluyendo esas divisiones que hiciste en el paso anterior. Tendrás un total de 5 piezas.
  5. En el papel, traza una línea recta vertical AB que mida lo que el largo de la manga. 
  6. Añade una línea horizontal de 4.5 cm en la parte baja, llamada C.
  7. Coloca la manga en AC (quedará en diagonal).
  8. Ahora con la segunda pieza que cortaste, colócala aumentando 9 cm en la parte más baja de la manga.
  9. Repite hasta terminar.
  10. Usa tu regla curva para darle una mejor imagen.

*Recomendación antes de cortar: Traza de 1 a 2 cm en el contorno de tu patrón para la costura. Así te ahorras tiempo cuando vayas a cortar la tela.

Cruce

  1. Realiza un rectángulo (largo talle + 2 cm) x (6 cm). Este cruce será de 2 cm.
Olanes

  1.  Mide la parte baja de tu blusa y multiplícala por dos o por tres. Dependiendo del resultado, corta rectángulos de esa medida x 8 cm.
  2. Si te quieres ahorrar mediciones, puedes hacer un rectángulo de 300 cm x 6 cm. 
Recuerda que... no es necesario que sea una tira entera de 3 m, puedes hacer varias tiras de 1 m cada una.

¿Cómo coser?

Ahora que ya tienes todas tus piezas hechas, es hora de colocarlas sobre la tela y cortar. 

Una vez que las tengas listas...
  1. Cose los costados y los hombros juntando trasero y delantero. Añade overlock o de tu misma máquina usa la puntada zigzag en el borde de la tela.
  2. Cose los costados de las mangas y realiza la misma puntada overlock o zigzag.
  3. Coloca la manga juntando líneas de costados y largo manga, frunce de ser necesario, y cose.
  4. Repite con la segunda manga.
  5. Plancha el cruce.
  6. Coloca este empezando por el lado opuesto de la tela, plancha, y cose respetando la mitad.
  7. Repite con el otro.
  8. Coloca el bies en el lado correcto de la blusa alrededor del cuello, dejando 2 cm extra de bies.*
  9. Dobla hacia adentro de la blusa, doblando de igual forma hacia adentro el bies.
  10. Cose por fuera doblando la parte extra hacia adentro.
  11. Coloca los ojales a 6 cm de separación cada uno. Recuerda primero hacer una prueba en un pedazo de tela, medirlo y trazarlo tal cual en el cruce.
  12. Cose los botones.
  13. Para hacer los olanes de la blusa, con tus 3 m de tela, cose a 1 cm de la orilla de la tela, una línea recta con puntada de 5 mm. Repite a 1 cm de la primera puntada que hiciste. Una vez acabes, jala los hilos que estuvieron en la bobina y frunce hasta que quede la misma medida de la blusa.
  14. Para las mangas de la blusa, este paso es opcional, puedes poner una puntada decorativa o hacer el dobladillo. Sólo debes tener cuidado debido a que es una curva y tiende a fruncirse. De igual forma, puedes dejarla con overlock.
¡Y listo! Ya tienes tu blusa terminada. Esta es muy linda para usarla en días calurosos debido a su corte. A la vez, la puedes usar con tus jeans o unos leggings.

*Para saber cómo coser el bies, y sin darte mucho rollo con mi lectura, puedes ver este video.




sábado, 24 de septiembre de 2016

Conjunto Inspirado en Doctor Who


Como les había platicado la semana pasada, la blusa ya había sido terminada (en realidad sólo le faltaban los moños) y entonces me puse a trabajar con la falda.

Para empezar, la falda que me había enseñado mi clienta tenía ese diseño tipo corsé, después de preguntarle si le gustaría que fuera real o adorno, me dijo que de preferencia, que fuera real, y como buen deber hice todo lo posible para satisfacer su deseo.

Asimismo empecé con un plan y una tela no tan cara. Diseñé en mi cuaderno un pequeño patrón para la pretina y entonces me dediqué a hacerlo, tomándome un par de días. Básicamente lo que hice, fue esto:

  • Tomé la medida de cintura.
  • Añadí 10 cm a la medida (cintura + 10 cm)
  • Como ese pedazo sería muy chiquito, preferí entonces quitarle 10 cm a la cintura y añadírselos a esos 10 cm extra. O sea: (cintura - 10 cm) = x; x + 20.
  • Tuve que dividir x entre 2 = x1, x2.
  • Se tiene tres piezas, una de 20 cm y x1 y x2. 

Para darles un ejemplo más detallado:

  • Cintura = 80 cm
  • 80 cm - 10 cm = 70 cm
  • 70 cm/2 = 35 cm 
  • Tenemos dos rectángulos de 35 cm y uno de 20 cm.

Lo siguiente que hice fue, obviamente, pensar en el tamaño que tendría la pretina. Como esta pretina sería un poco grande, la quise hacer de 12 cm aproximadamente. Así que tendría tres rectángulos de (35 x 24), (35 x 24) y (20 x 24) cm, para que, como sabrán, al doblarla quedaría de 12 cm (recuerden siempre añadir 1 cm de costura). Finalmente añadí el listón de 5 mm y cosí la pretina con máquina y puntada invisible a mano. Agregué el cierre invisible con el prensatelas debido y listo. 

Finalmente hice los moños con tela (porque no encontré listón).

¡Y así es como lo terminé!

Como verán, hacer la blusa fue lo más complicado, pero estoy muy alegre con los resultados y espero mi cliente también.

¡Nos leemos la próxima semana!



domingo, 18 de septiembre de 2016

Blusa inspirada en Doctor Who


Al parecer me ha estado yendo muy bien con este pedido y quiero hablar de él un poco más, antes de que me vaya a trabajar y en lo que me bebo mi taza de café.
Esta imagen le corresponde a su perspectivo autor. 

Una de mis clientes, de las primeras que me llegaron, me pidió un conjunto (no quiero exagerar, pero al menos me pidió una falda y una blusa, eso ya es un conjunto, ¿no?), dándome una imagen donde más o menos me explica qué, cómo es y cómo lo quiere. Quedamos en un acuerdo: lo pagaría a mensualidades ya que, esa tela para la falda, no salió en tres pesos. 

Apenas se terminaron las mensualidades y yo me puse manos a la obra (desde un poco antes)

Los olanes que fueron colocados
en un principio.
Me dio un dibujo de referencia: es una blusa con corte princesa, pequeños adornos en el frente en diagonal (simétricos), manga que se desprenden y moños de colores específicos.

Asimismo empecé con la blusa. Tracé de acuerdo con las medidas que me dio mi cliente sus perspectivos patrones e hice la transformación. A mitad del hombro y bajo del punto alto del busto tracé con la regla sastre la curva. Entonces añadí un centímetro y medio y corté la tela. Noté entonces que primero debía añadir ese adorno en diagonal (¿es correcto si le digo olán?) para poder coser después el cruce y las mangas. Tomé las medidas necesarias y en un ángulo aproximadamente de 60°, cosí los olanes.

Preparé entonces la manga, cuya transformación hice cortando el patrón a la mitad, añadiendo centímetros. Corté la tela (después de agregar cm para la costura). Le realicé los pliegues debidos a la manga y cosí a la blusa, entonces añadí resorte con encaje a ésta.

Las mangas con sus puños.
Teniendo ya el cruce cortado, proseguí a coserlo también a la blusa. Sólo que en esta ocasión me sobraron algunos cm así que tuve que cortar y añadir over.

Debido a que esta manga se diseñó con tal de desprenderse, pregunté a un grupo de Facebook cómo se podían hacer estas mangas. Entre las respuestas que tuve, llegó una que dijo que con unos botones era más que suficiente.

Asimismo realicé el patrón de la manga con su puño, agregándole centímetros para los ojales. La cosí con todo y encaje, el mismo que usé en el cruce y las mangas.

Las manga ya cosidas.
Ahora ya es turno de empezar a hacerle el cuello. Lo que hice aquí fue primero tomar la medida del cuello de la blusa, la dividí en dos y entonces tracé el patrón en papel. Una vez realizada, corté la tela del pie de cuello y el cuello, pero primero tenía que hacer unas pruebas para ver cómo colocaría los adornos de este.

Usé la máquina Janome de mi mamá y con un pedazo de tela sobrante, me puse a modificar el tamaño del diseño. Al principio no usé pellón, así que el diseño salió muy fruncido, entonces cambié la aguja a una para tejidos finos y coloqué el pellón, donde el resultado fue mejor.

Asimismo proseguí con el cuello de la blusa y la bordé.
El cuello ya colocado.

Una vez terminada, la cosí a la blusa.

Finalmente añadí los botones y ojales a la blusa, pero teniendo en cuenta dónde irían los moños. Simplemente medí y puse unos puntos para tener en cuenta una vez los cosa (he tenido la mala suerte de no encontrar el listón que necesito).

Como verán en la última imagen, es así como va quedando la blusa. Ahora es turno de hacer la falda, pero eso ya estará en otra entrada.

¡Muchas gracias por leer!

¡Casi acabada!
Maldigo ese listón.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Dándole un giro a la desesperanza

Recuerdo con claridad mi infancia y lo que quería ser una vez fuera adulta. Así es, lo he mencionado antes, quería ser una grandiosa escritora, pero antes de eso quería ser nada más que una diseñadora de modas muy reconocida, o al menos que me conociera cierta cantidad de gente (tener un público específico).

En aquél entonces me disgustaba mucho la moda contemporánea (sigue disgustándome) y algo que quise hacer en mi infancia fue mejorar esa ropa tan poco linda. Hice unos cuantos diseños, no la gran cosa, porque no sabía hacer ropa, más que nada. 

Me enfoqué en ese entonces a escribir mi primera novela después de que sentí que mi sueño había sido robado por una compañera, quien, a la vez que yo, quería hacer lo mismo (las mentes infantiles a veces me ponen muy ansiosa). Dejé esa mentalidad a un lado a pesar de que muy dentro de mí quería volver a la moda, a pesar de que me chocaba ver a esas chicas tan pretenciosas que también se veían tan interesadas en la moda y en las más prestigiadas marcas. 

Sí, es verdad, lo odié por muchos años pero en mi interior sabía perfectamente que, a pesar de que veía a esas chicas con ropa tan fea, yo quería hacer lo mismo, combinar prendas y tener algo único, pero sabía que no era esa la manera de conseguirlo, al menos no ir a esas tiendas asquerosamente costosas y adquirirlas a precios elevados (para cortes tan poco finos). No debía comprarla, al menos pensaba. 

Fue entonces en el 2010 cuando llegó la revelación. No recuerdo perfectamente cómo es que sucedió pero me encontré con la moda Lolita. Una parte exageradamente femenina de mí salió y repentinamente, algo que denominaba asqueroso, lo deseó como cuando el hipster se entera que saldrá un nuevo iPhone. 

Esos vestidos tan bellos que veía de los blogs me inspiraron demasiado para seguir mi deber con la costura. Me puse en marcha, fui a Junco y compré una tela extremadamente linda e hice una barbaridad. Usé esa falda sin embargo en varias ocasiones y la sigo teniendo (creo) como un recuerdo de mi primera prenda.

Por supuesto que antes de ponerme a hacer ropa de esa moda, me puse a investigar arduamente cómo se tenía que vestir y cuáles eran las marcas más prestigiadas. Me ponía a ver videos de Misako Aoki, creé mi primer blog dedicado a las "cosas lindas", seguido de mi canal de YouTube.

Jamás creí que llegaría a tener un vestido porque, aparte de que era una chica de 16 o 17 años que recién pensaba en abandonar los estudios técnicos, sin trabajo, no me sentía lo suficientemente capaz de hacer un vestido así de complejo. ¿Cuál era mi plan, entonces? Crear mi propia marca de ropa.

Empecé así con el proyecto que llamé My Sweet Store, tienda que dedicaría, aparte de para hacer ropa, para hacer también accesorios con pasta flexible (sabía de la existencia de la arcilla polimérica FIMO, pero nuevamente no sabía que en un futuro lo venderían en nuestro país).

Mi plan era realizar cosas hechas a mano, sencillas y de baja inversión, con la pasta flexible y venderlas. No sabía en absoluto que podía venderlas en línea, aparte de que apenas masticaba el inglés, era menor de edad y me gustaba mucho limitarme.

Llegué a ir a las afueras de la TNT con mi novio a vender llaveros, aretes y colgantes para celular, pero casi a nadie le llamaba la atención debido a que, en esos tiempos, los aretes o llaveros de comida y postres no estaban "de moda" y no eran nada reconocidos. Pero, ¡ah!, bendito internet mío. Esos años me llené de tanta esperanza y quería crecer... ¿pero qué me pasó?

Dejé la escuela técnica y en el 2011 entré al CCH, donde dejé de lado estas metas, deseaba estudiar una licenciatura en teatro. Mi vida se puso muy horrible al terminar estos estudios medio superiores.

En el asqueroso 2013 me volví a encontrar con el Lolita después de algún tiempo de no saber ni de ver nada. En Tumblr me llené de nuevo de esa satisfacción e inspiración, la moda Lolita ya era más popular que en el 2010. Los diseños, los cortes, los colores y los dibujos habían cambiado considerablemente, incluyendo por supuesto la comunidad.

Cada vez las chicas se veían más interesadas y me encontré con cosas que me parecieron decepcionantes, queriendo dejarla de nuevo de lado. Sin embargo, eso fue lo que me motivó a continuar y abrir una tienda.

No recuerdo claramente cómo sucedió, elegí el nombre Chocolate Bunny y abrí una página en Facebook. Asimismo entré a un grupo Lolita en México donde empecé a vender unas faldas (ya bien hechas) a un precio bastante bajo (creo que fue a 200 pesos). Tuve un éxito considerable, vendí al menos tres faldas y gané casi 300 likes en Facebook.

Pasaron cosas horrorosas, borré mi cuenta de Facebook y después abandoné la tienda, meses después también la eliminé. Me metí más al mundo Lolita y en diciembre del año 2014 abrí mi tienda global en Etsy, llamándola nuevamente Chocolate Bunny, añadiendo después el Store (un poco en honor a mi primer proyecto).

No me dediqué a esta tienda debidamente, fue hasta junio del 2015 cuando tuve mi primera venta. Había vendido una falda con envío gratuito a EEUU.
Último pedido
(con relación al Lolita, al menos)

Entré en pánico. Compré el material y apenas me alcanzó el dinero. Había visto en internet la cotización del EMS y me asusté más. Una vez había terminado la falda y me dirigí a Correos de México y ¡vaya mi sorpresa! El envío me había salido muchísimo más barato.

Suspiré, hice de nuevo las cuentas y así, actualicé mis precios.

Desde ese entonces hasta el fin del año 2015, tuve nueve pedidos que me hicieron sentir bastante feliz y satisfecha. Gané bien mi dinero y pude empezar a surtirme e invertir, sin embargo, a principios de este año 2016, me propuse una nueva meta: "tengo que hacer que mi tienda crezca" y para ello. reabrí mi página en Facebook y abrí los pedidos personalizados. ¡El horror empezó! De febrero hasta el día de hoy (sí, AÚN), he tenido pedidos y pedidos que me han ayudado a armar mi portafolio, pero más que nada, a ganar experiencia.

Ahora mismo estoy trabajando con el último pedido y después de ello, viene el armar mi portafolio.

Así es, queridos lectores, el gran giro viene aquí. Ahora que me siento cambiada y mi vida ha ido de bien a mejor (dando siempre mis tropezones, pero sin dejar de levantarme), ahora estoy decidida a hacer ese cambio que siempre había querido en la vida.

Mis nuevos proyectos los verán aquí, así como mi posible éxito y por qué no, mi gran salto hacia otro lado. Quién sabe, puede que en un par de años sea capaz de abrir mi boutique (mi sueño dorado).