sábado, 20 de diciembre de 2014

Videos que de verdad valgan la pena

He estado pensando en hacer más videos para mi canal en YT. 

No soy la mejor vloggera porque los únicos temas que se me ocurren (que no tenga demasiada producción) son aquellos donde no hago gran cosa pero hablar de asuntos interesantes. Con eso de que también tengo ese canal dedicado al Lolismo (con afán de reirme un poco con dicho término), no puedo hablar de demasiadas cosas. Aunque pensándolo bien, es mi canal y allí puedo hacer lo que guste. 

Pensaba en hacer los típicos "x month favorites" porque me parece interesante la didáctica. Incluso pensé en hacer reseñas de uno que otro videojuego o libro, al fin que tengo la habilidad de hacer críticas argumentativas (bendita sea la clase de Lectura y Análisis de Textos Literarios, donde no sólo aprendí lo que el título dice, sino en cosas que van más allá de un texto) y tengo una cuenta en gamejolt, donde puedo ver los juegos indie que piden ayuda con un criterio (había empezado a jugar uno pero ya no le seguí).

En cuanto a la ciencia, la verdad en eso todavía me estoy introduciendo así que no puedo meter mucha mano en ello, solamente sobre por qué los colores primarios son el cian, magenta y amarillo. 

Hay muchas cosas de qué hablar, al parecer, y de verdad no quiero meterme en asuntos políticos porque me metería en problemas y tendría demasiados enemigos (o quién sabe).

En fin, lamento mucho no haber pasado por aquí, pero he estado ocupada con esto de las tremendas vacaciones y fechas navideñas (ugh...).

Hasta otro día porque la batería se me acaba.






Dorothy

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Maté a Chabelo en un comentario

No lo puedo creer, lo maté, al inmortal, el grande, el eterno e infinito Chabelo.

martes, 9 de diciembre de 2014

Comentario publicado en YouTube



 "No te enojes, que el que se enoja pierde". ¡WOW, QUÉ ARGUMENTO, YA LE GANÓ EL "DEBATE" DEFINITIVAMENTE! (sarcasmo). 

Esta clase de videos me hacen enojar mucho debido a que dicen que México está cada vez más unido cuando es una vil mentira. Están paranoicos por todo, que si murió Chabelo, es nube de humo y el gobierno lo creó; que si EPN se va a China, diablos, está de vacaciones pasándola muy bien dejando al pueblo de lado; que si no apoyas la causa de los 43 normalistas, eres un agachado e imbécil; que si vas a las marchas, eres un vago sin nada mejor que hacer. Son doble cara y no puedes debatir ni argumentar con ellos, tienen la mente más cerrada que nunca, a todo le quieren echar la culpa al gobierno cuando en realidad no solamente son ellos sino nosotros como humanos que compartimos la nación. 

Dicen muy fácilmente que EPN debe renunciar, cuando la cosa no es así de sencilla y tampoco es la solución a la pobreza económica y cultural del país. Asimismo se autodenominan revolucionarios o anarquistas cuando ni siquiera saben la definición de dichas palabras. Van a marchar a vandalizar las calles, ven los problemas y creen que están haciendo algo al respecto, sin embargo (siendo muy subjetiva) la mejor forma que veo ayudando a este país es enseñando y estudiando. ¿A ustedes no les agradaría ver a un analfabeto de "x" pueblo aprendiendo a leer y escribir en vez de ver cómo los policías están golpeando a los estudiantes en el Zócalo de la Cd. de México? 

De verdad, y de todo corazón, lo que a México (y al mundo) le hace falta es estudiar HISTORIA, porque ni una revolución armada como sacar al presidente de la república van a resolver los problemas que hoy día rigen nuestra nación. Ahora, si alguien viene aquí a decirme "pues haz algo o dinos qué hacer", no, no pienso responder a dichos comentarios. La solución no la esperen de una persona y menos de manera inmediata, esas cosas llegan poco a poco y con el tiempo verán los resultados. 

Así como ustedes, estudiantes de derecho, economía, sociología, entre otras áreas (incluyendo a los de medicina y ciencias) están en la carrera, deben aportar el HUMANISMO ante todo y, una vez sean adultos, aplicarlo al trabajo y enseñarle a futuras generaciones a salir adelante con los valores que hemos recolectado a lo largo de la Historia mexicana y del mundo. 

Recuerden que el que no sabe su propia historia está condenado a repetirla. Cosa que aplica muy bien a lo que pasó hace 104 años.

domingo, 7 de diciembre de 2014

50 relatos del ser y el por qué

Me alegra anunciar que por fin he terminado Los Cincuenta Relatos del Ser y el Por Qué después de tres meses de trabajo nada constante. Sin dudas es una de las obras que más me ha encantado y me gustaría compartirla con ustedes, pero no sé cómo, pues no quiero que me roben mi creación (no ustedes, pero un tercero nada amable).
He estado pensando en subirlo a binibook poniéndole un precio, sin embargo tengo por allí una obra con precio que nadie ha adquirido (no me hace sentir mal, pues soy una escritora nada conocida) y me gustaría que 50 relatos del ser y el por qué tuviera una tarifa pequeña.
Lo malo es que si digo eso parece que nada más me interesa vender mas no darme a conocer. Que por cierto, tengo unas enormes ganas de ir a vender mis obras personalmente a personas al azar. Quién sabe, puede que me tope con un editor por allí.
En fin, los mantendré informados.
Gracias por leer.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Es axioma: si tiene vagina, es mujer

Lo que últimamente he estado viendo con mayor frecuencia tanto en internet como en medios de comunicación, es que las mujeres gordas están tomando gran auge después de muchas generaciones de cierta discriminación ante cualquier medio. No tengo claro por qué esté sucediendo, pero me parece aceptable que hagan pública la diversidad física que, como seres humanos, poseemos. 

Estamos acostumbrados (sí, también me incluyo) a ver fotografías de mujeres delgadas (normales o hasta los huesos) que toman la portada en revistas de ámbito popular o bien, comerciales en la televisión o en la web. Algo que no para todas les parece algo, digámosle, aceptable.


Este "tuit" lo vi en la noche del 27 (creo) mientras estaba revisando qué había de nuevo y a la vez, editaba unas cuantas cosas. Me parece sorprendente el grado de aborrecimiento que sus palabras dictan y sí, es verdad, lo encuentro ofensivo para las mujeres obesas que apenas están aceptando su cuerpo... ¡Porque no es nada más que eso! Aceptar su estado físico. 

Noto que le molesta demasiado que hayan puesto en el encabezado "mujer real". A lo que yo me pregunté: Bien, dice que tiene colesterol, presión y azúcal hasta el tope, pero tiene vagina, ¿eso no la hace mujer?

Quiero quedar en claro que, por obvias razones, no me parece adecuado que tanto mujeres gordas o delgadas sufran de trastornos alimenticios. Tampoco me gusta ver que entre ellas se estén insultando porque una está demasiado delgada o la otra tiene grasa acumulada en las caderas. Como dije en un principio, las mujeres gordas la mayor parte del tiempo son acosadas por su peso, llegando a recibir burlas por parte de la gente con quien convive o trabaja. No dudo por ningún segundo que las mujeres delgadas también hayan recibido un acoso similar, pero en una cantidad menor comparándolas con las gordas u obesas. 

Así como las mujeres obesas pueden adelgazar, las mujeres delgadas pueden engordar, algo que es bastante común una vez que crecen, tienen sus hijos y envejecen. Las mujeres, por naturaleza, guardamos más grasa que los hombres debido a que procreamos. El bebé que la mujer guarda en el vientre necesita sobrevivir y para eso está la grasa, que comparando con los hombres, en ellas se acumula más en las caderas que en el estómago.

Al mismo tiempo, las gordas y las delgadas, tienen todo el derecho de ponerse encima lo que plazcan y de salir en los medios, porque forman parte de la sociedad y es bueno que haya diversidad en los estos como son las revistas de ámbito popular (las de moda).

No solamente es bueno ver diversidad de cuerpos en estos anuncios, sino que haya respeto entre nosotras y dejemos ese odio estúpido a un lado. Nosotras somos maravillosas como hayamos sido creadas, porque estamos dentro de la raza humana y como tal, despreciar a otro (igual a mi persona) es despreciarme a mí.






Dorothy

lunes, 24 de noviembre de 2014

Sin inspiración, un vacío

No sé qué clase de escritores sean ustedes al momento de plasmar sus ideas en un blog, en un diario, en sus cuentos, poesía, teatro o novelas. Yo sinceramente no he tenido humor para ponerme a escribir, sólo tengo vagas ideas en la mente, ideas que me servirán muy bien en mi novela y en futuros escritos, incluso me compré un cuaderno para tener un poco de motivación, pero está en blanco (miedo de todo autor).

Realmente no he tenido días buenos en este último año (desde mediados del 2013 hasta el día de hoy, a pesar de que mis sentimientos se hayan calmado). He tenido pensamientos de toda clase: desde abandonar todo lo que he logrado, renunciar a mi trabajo de escritora, eliminar todas mis metas, hasta deshacerme de mí misma de maneras muy bien detalladas. Sin embargo, gracias a la ayuda de mis pocos amigos y más que nada, de mí, he logrado salir poco a poco de este agujero, a pesar de que todavía esté asomando mi cabeza hacia la libertad

En estas semanas me motivé para leer aunque sea cantidades pequeñas de textos (al menos lo he hecho, porque realmente nada me nace). He leído a Borges, Wilde y Kant; en la FILIJ realicé mi compra anual, donde adquirí los "Diálogos" de Platón, una recopilación de cuentos de vampiros de la editorial Porrúa (cuya portada es HORRIBLE), que lo adquirí porque tiene a "Carmilla" de Sheridan Le Fanu y el cuentito de Polly Dolly (Polidori). Conseguí también "Ficciones" de Jorge Luis Borges de la editorial DeBolsillo, "El segundo anillo de poder" de Carlos Castaneda (el cual ansío leer) que pude comprar gracias a la ayuda de un muy querido amigo y, lo mejor de lo mejor, "La llegada del cometa" de Tove Jansson. Para aquellos que no sepan quién es esta maravillosa mujer, les recomiendo mucho ver la animación japonesa Muumilaakson Tarinoita (o Los Mumin, en español) y leer los libros (que son infantiles pero cualquier persona los disfruta de la misma manera), ¡también leer su biografía, sin duda! Dicha serie les va a traer paz en el corazón, la calma que a veces la gente de ciudad necesita.

Al punto que quiero llegar es que, a pesar de que tengo muchas cosas en mente para hacer, nada me nace. Siento un vacío en el pecho, en , siento que soy un conjunto vacío. Para aquellos lectores ocasionales, el mejor ejemplo que puedo darles es que siento que no tengo alma

Cuando ustedes hacen las cosas sienten amor y motivación, yo no siento ninguna de esas dos. Hago las cosas por costumbre, por seguir la rutina. Por ejemplo, voy a la escuela porque tengo que ir, no porque quiera ir. Me encantan las matemáticas, pero hasta el día de hoy no he sido capaz de sentarme en la sala de estudios y ponerme a leer para prepararme en el examen. No estudio, no leo, no escribo, no dibujo, no investigo... A duras penas logré escribir esta entrada. Sólo pienso en las cosas, pero no las hago. Me siento como una muñeca de porcelana que, cuando la rompes, no tiene nada dentro (no tiene órganos, huesos, músculos...).

Realmente no sé qué hacer para quitarme estas cosas de la mente. 

¿Qué puedo hacer para quitarme la desesperanza?






Dorothy

miércoles, 19 de noviembre de 2014

5 videojuegos "indie" de terror/horror que debes jugar

Como últimamente he estado descargando juegos en gamejolt y en páginas particulares que son de origen japonés (como este), me dieron ganas de hacer un pequeño top 5 de videojuegos, basándome en mi criterio y en lo complicado que son. No quiero que tomen este top como el N. 5 el regular y el N. 1 el mejor, no, sólo son 5 recomendaciones, pues considero a esos videojuegos muy buenos que valen la pena pasar el rato resolviendo sus perspectivos misterios.

Sin más rodeos:

N. 5: NothingElse

Un juego a pixeles "pobres" y con dinámica 2D, te enseña la pequeña historia de un joven con ciertos intereses ocultistas que, tras leer un libro, entra a otra dimensión donde las cosas se ponen más macabras. Con dotes surrealistas, tiene pequeños puzzles que pueden hacerte pensar un poco. No es un juego largo ni aburrido, es de aquellos que, tras llegar al final, te deja con más dudas que respuestas.

N. 4: I'm Scared

Otro juego de baja resolución en 3D, te muestra una dinámica completamente diferente a lo que conoces en los juegos de terror y horror. Hace que realmente te sientas acosado por "fuerzas sobrenaturales" pues, a lo largo del juego, parece presentar "problemas técnicos". Tiene al mismo tiempo puzzles poco difíciles y una historia donde no puedes deducir nada concreto, sólo suponer. Carece de los famosos jumpscares, lo cual lo hace un juego especial.

N. 3: Ib

Ib es un videojuego de origen japonés creado en RPG Maker que trata de una niña que va de visita a una galería con sus padres, quien, desesperada de estar esperando a sus padres (quienes van muy lento viendo cuadro por cuadro), se pierde en la misma y cosas paranormales empiezan a suceder: la gente desaparece, hay silencio y... Las pinturas cobran vida.

N. 2: Lisa

Otro videojuego hecho en RPG Maker donde tienes que explorar y encontrar respuestas. Es sobre una niña que escapa de su casa pero, para su sorpresa, en realidad se encuentra más atrapada de lo que creía y tiene que hallar el medio para huir de cierta persona. Podría considerarse como un juego bizarro e incoherente, pues los diferentes escenarios que te muestran carecen de sentido y la historia no está completamente concreta, sólo puedes deducir. Al mismo tiempo, este videojuego puede causar controversia al pensar que, lo que vive, es abuso infantil.

N. 1: In Torment: The Case of the Drawing Girl

Este es un videojuego con dinámica tipo flash donde debes ver y dar clic. Tiene tres niveles diferentes que te pueden demostrar varios argumentos, desde una simple, una oscura y una terrible. Trata sobre un homicidio y una testigo que quedó "muda" tras el suceso, pues tenía relación con la víctima. Tú juegas como el detective y lo que tienes que hacer es buscar y colectar pistas (nombres, edades, tipo de homicidio, datos de la víctima...), mirando los dibujos de la chica que están en su casa, para que, cuando estés preparado, puedas entrevistarla y cerrar el caso.

De antemano muchas gracias por leer esta pequeña entrada, espero les haya agradado mi lista y jueguen el que más les haya interesado. Prometo hacer otro top muy pronto (si es que puedo).






Dorothy

lunes, 17 de noviembre de 2014

Fe en la humanidad

Hace no muchos minutos, esto pasó en twitter:



No tengo que decir qué fue lo que pasó, puesto que ya coloqué la imagen que contiene la conversación.

Algo que realmente me molesta de los humanos, es que no puedes decirles un punto que va contrario a sus ideales porque se ponen agresivos, como en la imagen. Le dije que esa fotografía tenía un error ortográfico (estaba escrito "a sido arrestado" en vez de "ha sido arrestado") ¡y con eso tuvo suficiente para agredirme verbalmente! ¡No le dije "se lo merece por participar en esas marchas" o "eso le pasa por pendejo"! ¡NO! Le dije que era "ha", ¡y ya! 

Ahora, como finalmente dijo que mi existencia no era importante (para su persona), pues está bien, a mí tampoco me interesa su existencia. ¿Pero y si llegasen a agredirme físicamente o asesinarme como a los chicos de Ayotzinapa? ¿Entonces iría a las marchas a luchar por justicia (para mí)? La respuesta es obvia, ¡claro que lo haría! ¡Y sería la cosa más hipócrita!

Realmente no tengo más palabras que decir acerca de esa clase de personas que piensan que su opinión es omnipotente y si crees lo contrario, entonces estás mal. 

Siendo subjetiva, la política y la religión vienen de la mano.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Los escritores buenos y malos

Apenas hace una entrada dije que existen los "buenos escritores" y "malos escritores", mencionando que diría las diferencias en alguna entrada próxima. Finalmente (y no tan "finalmente"), les diré cuáles son las diferencias que veo cuando un escritor sobresale en los medios. 

Algo que muchos de ustedes notarán, o tal vez admirarán, es que los adolescentes se están volviendo en lectores constantes estos días, con esas novelas que desde el 2008 (de hecho, desde antes) han marcado a dichas generaciones, sin embargo, no todas las novelas que son publicadas son "buenas" o "pasables", y seguramente con decir ello lo primero que les ha pasado por su mente ha sido la saga de Crepúsculo, lo cual es cien por ciento cierto. 

Esa saga escrita por Stephenie Meyer ha recibido mucha popularidad por parte de generaciones pubertas a lo largo de estos años (ignoro cuántos) y como seguramente muchos de ustedes deducirán, la Sra. Meyer es una persona que ha recibido mucho dinero por parte de su "obra de arte", lo cual la convierte en una "mala escritora". ¡Pero no me malinterpreten! Los malos escritores no son aquellos que reciben riqueza a cambio de sus obras, sino los que literalmente no saben ni qué están escribiendo o bien, los que escriben para las masas con tal de obtener fama. La causante de dicha desgracia para Meyer ha sido que, escribir una saga de "vampiros" sin jamás haber leído Drácula o Carmilla, la hace entrar a ese conjunto. Escribir basándose en la ignorancia es lo que NO nos hace escritores. Como dije (o eso traté) en mis pasadas entradas, el escritor lee, se informa, estudia y aprende antes de escibir sobre x o y cosa. Sin embargo, no estoy difamando la imaginación. 

Es imposible escribir sobre máquinas (robots, cyborgs) hechas en este planeta que sean de cartón y que su inteligencia sea tal que pueda conquistar las galaxias próximas. Sé que sonó exagerado, pero quiero que comprendan que el estudiar sobre vampiros (por decir) no solamente es leer a Bram Stoker o Sheridan Le Fanu, sino investigar más a fondo: ¿de dónde vienen? ¿Por qué surgió? ¿Cómo es que llegó a la literatura europea? Entre otras preguntas que surgirán una vez que entres al tema. 

El buen escritor es aquél que hace lo que acabo de decir, él se introduce al tema hasta tener las fuentes necesarias para poder proseguir con su novela, sea cual sea el tema que trate. No puedes escribir sobre un abogado o juez mexicano que investiga sobre el caso de un niño asesinado cuando no sabes nada de las leyes, la constitución y derecho en general. Al igual que el argumento no puede ser "porque sí" y ya. El buen autor explica todo lo que deba ser explicado y siempre es coherente con sus argumentos, siempre sigue el mismo hilo. 

El mal escritor hace lo "que se le pegue la gana" sin sentirse mal porque las masas admiran una obra mal hecha, donde el abogado o juez mexicano está en una corte similar a la de EEUU, aplicando leyes que ni siquiera existen o tienen un buen argumento sobre la obra (véase, los melodramas de cadenas televisivas abiertas). Asimismo, los malos autores con sus malas obras, son aquellas que no muestran la complejidad admirable que todo buen libro posee. Estos suelen hacer personajes predecibles que repiten los mismos clichés románticos adolescentes, escenarios repetidos, problemas comúnes que por doquier se han resuelto, argumentos pobres y finales predecibles (seguramente hay un largo etcétera). 

Para finalizar, si de verdad estás queriendo ser un buen escritor, entonces deberás leer a autores clásicos (y por qué no, ¡contemporáneos también!) y estudiar de lo que más te gusta escribir. Sin embargo, si eres aquél que prefiere ser un best-seller y ganar millones, entonces cierra todos esos libros de investigación, guarda el cuaderno donde estés escribiendo, vete a una editorial famosa y habla con los editores. Vende las ideas que tengas, haz que modifiquen tus escritos de una manera exagerada, paga tu dinerito y ¡sé famoso!






Dorothy

jueves, 13 de noviembre de 2014

Más sobre escritores

Hubo algunas cosas que olvidé comentar en la pasada entrada.

Algo que todo escritor de novela tiene que hacer con sus personajes, es darle una personalidad, ¡darle vida! ¡Hacerlo humano! (A menos que sea una novela fantástica y no existan los humanos... ¡Ya sabrás!). 

Lo que más me entusiasma al momento de crear mis personajes, es darles una cara y tratar de dibujarlos como los veo en mi mente para que los lectores se lo puedan imaginar igual que yo. No es obligatorio que les des una faceta. Muchos escritores prefieren que los lectores usen su imaginación en vez de obligarlos a verlos con ciertas características, lo cual, personalmente, me molesta en ocasiones. Me ha pasado que me encuentro leyendo una novela donde no dan descripción de los personajes y, sea por carencia de imaginación u otra cosa, no puedo ver sus caras mientras están actuando en mi mente. 

Mientras escribo, esos personajes que actúan sobre mi mente tienen cara, estatura, color de piel, actitud... Por eso les doy una descripción, aunque no tan detallada para no aburrir a mis lectores. Los detalles me los dejo para mí. 

Unos cuantos personajes de R. A. N. F. 

Asimismo, si a tus personajes les das características físicas, necesitan personalidad a menos que tu obra sea un melodrama televisivo, allí sólo será necesario separar los buenos de los malos y con eso bastará. En cambio, si se trata de una novela, entonces tendrá sus altibajos a lo largo de la historia. 

En lo personal no me gusta crear personajes que sean considerados los villanos o los héroes, pues todos mis personajes pueden caer en malos pasos o seguir con sus vidas estables, tratando de salvar sus ideales o siendo indiferentes ante las circunstancias. Lo que hace al buen personaje son las diferentes máscaras que puede portar durante todas las escenas de tu novela. En un capítulo tu protagonista puede actuar virtuosamente, en el siguiente prefiere ser indifente ante los problemas, en el próximo se cansa de todo y va por el mal camino, pero después de ese vuelve a actuar con virtud; ciertamente es genial escribir sin ser predecibles para que el lector esté muy pegado a las páginas de tu novela, envidiando al protagonista, amándolo por su actitud, lamentándose de su miseria o maldiciendo sus acciones. 

Recuerda que esos giros drásticos en la trama pueden sorprender a tus lectores.

Otro punto que quiero tratar (y por el mometo será el último) son los lectores que elijas para que lean tu cuento o novela. No solamente necesitas uno, sino tres:
  • El que no lee nada (o el que es lector espontáneo).
  • El que lee de forma moderada a "devorador de libros" (que hasta lee más que tú, porque eso EXISTE--y lo hago con referencia).
  • El que realmente sabe de literatura (puede ser un profesor, alguien mucho mayor que tú).
A estas tres personas le tienes que dar una copia de lo que quieras que lean, normalmente yo doy capítulo por capítulo, y les pido que anoten todos los errores, cosas que les gusten, errores gramaticales, sintáxis, etc, y después de unos días me lo devuelven con sus rayones. 

El primero que lea el escrito, suele decir nada más que "está muy bueno, me tiene atrapado". El segundo te hace anotaciones de unos cuantos errores ortográficos o cronológicos (ya saben, algo que no cuadre), pero sobre todo ello, ¡te dice que le ha encantado! Y el tercero... será el que más te va a doler, pero al igual que otros, su crítica será apreciada. Te va a decir cosas sobre la historia, tus errores gramaticales, sintáxis, ortográfica, "esa coma no va allí", "no entiendo por qué hizo eso si se supone que...", "dijiste que estaba usando el brazo derecho y en la página 23 dice que usa el izquierdo", entre otras cosas que por más que hable, te podrás sentir mal. 

Conserva esas tres impresiones y analiza, anota en tu libreta especial los puntos de vista que te parecieron los más relevantes y, una vez que hayas terminado, pasa todo lo que dijiste al original. Verás que una vez que hayas editado esos errores, tu novela quedará más preciosa. 

¡Recuerda escribir todo lo que puedas y jamás darte por vencido! 






Dorothy

miércoles, 12 de noviembre de 2014

¡Ser escritor(a)!

Escribir es la cosa más encantadora que todo humano puede experimentar por diversos medios, ya sea por las redes sociales, una carta (¿aún siguen haciendo eso?), mandar un mensaje, tomar notas en la clase y hasta escribir una nota periodística para la gaceta escolar. Sin embargo, como ya muchos saben, el tipo de escritura que les acabo de mencionar difieren mucho de la literatura y a lo que un buen escritor se dedica (digo buen porque, para desgracia de todo oficio, existen los pseudo-algo). 

Ser un buen escritor no es un pasatiempo, es un verdadero oficio que muy pocos entienden (lo mismo sufren los científicos, he de creer). Normalmente, si les dices a tus familiares que te dedicarás toda la vida a la literatura, te dirán que te morirás de hambre y que ni una casa podrás encontrar de lo pobre que serás. Ya saben que esto es completamente falso, pues existen escritores millonarios que con sólo escribir una novela, alcanzaron la fama. Pero hablar sobre las clases de escritores vendrá en otra entrada.

Si has pensado en dedicarte a la literatura y escritura por el resto de tu vida, hay unas cuantas cosas que debes saber antes de que escribas e incluso, antes de que vayas a la editorial a dar tu novela recién salida del horno.

Saben perfectamente que NO HE PUBLICADO NINGUNA NOVELA, ¿verdad? (Aún, pero algún día—y pronto—verán mi nombre) así que estoy hablando de ya-no-tan-novata a novato.

Primeros pasos para escribir tu cuento/novela

1) Cómo empezar: Seguramente tienes una idea muy sensacional que suena muy bien en tu mente, ¡pero no tienes idea de cómo empezar! Ves el papel en blanco (o la hoja de word) y no tienes una mínima idea de cómo desplazar todas las ideas que tienes en mente. Para esto, compra o usa un cuaderno que sea exclusivamente para esa idea y escribe todas las ideas que te vengan, sin un orden. 

Lo que yo suelo hacer cuando una idea me viene es eso, tomo un cuaderno y escribo cosas como 

"Estaba en el suelo. No tenía las fuerzas para levantarse, le habían cortado las piernas y la sangre fluía sobre el suelo..."

"Suena bien, pero debes quitarle que... y también agrega que..."

"Que trate sobre una niña que está en el pantano. Hay una escena en mi mente. Trata sobre..."

Si es posible, crea dibujos de las escenas que te vengan a la mente. Ya sabes que los detalles no importan, si tú lo entiendes y sabes de qué hablas, es mejor.

2) Espontaneidad: Las ideas durante la ducha son HORRIBLES, y pongo en mayúsculas la palabra porque seguramente las has experimentado y no hallas una solución para el problema.

Lo cierto es que yo también he sufrido de dicha fatalidad. Estoy en la ducha y pienso mucho en mis escritos, entonces viene una estupenda escena a mi mente y una vez que salgo, no sé cómo diablos escribirla. Sin embargo, esta mala suerte tiene una solución no tan perfecta, pero factible para aquellos que tienen de ideas recurrentes en el baño.

Antes de que te metas a duchar, pon un cuaderno sobre tu cama, la mesa, el sillón, o donde pases al momento de salir. Así, cuando veas la libreta, enseguida corre hacia ella y escribe lo que se te vino a la mente. ¡ESO SÍ! Es un buen ejercicio porque retienes los recuerdos.

3) ¿Eres de esos que tienen manos demasiado lentas y las ideas tan veloces como la luz o el sonido? No debería ser un problema. Consigue una grabadora o usa tu celular para grabarte a ti mismo hablando sobre lo que quieres escribir, entonces vete a tu computadora o cuaderno y escribe TODO lo que dijiste. Tienes ventaja, pues puedes pausar el audio sin problema. Pero no dejes el audio de lado, ni digas "mañana lo paso a la computadora/cuaderno", pues esa inspiración que tienes ahorita es ORO. 

4) Odiosos bloqueos: Hablando de la inspiración, seguramente te encontrarás en la etapa fatal de todo artista y científico: EL BLOQUEO. 

No tienes una idea de qué escribir, o te pasa como a mí que SABES qué tienes que escribir pero no TE DAN GANAS porque no encuentras esa chispa que te hace continuar. 

Aquí es donde debes ser más analítico al momento de sufrir el bloqueo: date cuenta de qué es lo que te produce ese malestar. Te dices a ti mismo "no sé, no tengo ganas de escribir porque no encuentro la inspiración" o "sé qué tengo que escribir, pero no me siento a gusto/bien". 

Lo que normalmente me sucede es que sé que mi protagonista debe ir del punto A al punto B, pero entre esos dos puntos, ¿qué tiene que hacer?  Pasar por todo P.


O sea que tendríamos que demostrar que P=AB o encontrar el valor que tiene P en dicha ecuación, sea cual sea la que tengamos en mente (#Matemáticas). Lo que quiero decir es: ¿qué es lo que hace A (mi protagonista) para que le pase B (acción o suceso)? ¡P! Y eso es lo que más me cuesta trabajo descubrir. ¿Qué es P, cómo, por qué? Pero para ello, recurro a todos mis escritos y repaso los hechos teniendo mi cuaderno especial a la mano para que no se me escape ningún hecho (eso si estás escribiendo una novela, que es más compleja que el cuento), ¡nadie quiere tener un error por cuán mínimo sea! 

Si en vez de este problema que yo tengo con recurrencia, te sucede que realmente no encuentras la inspiración ni siquiera cuando has leído treinta veces tu escrito, pues es momento de tomarte unas vacaciones. Olvídate de tu escrito, ni lo veas, enciérralo en tu cajón o estante, ponte a ver una serie, unas cuantas películas, dibuja o lee algo fuera de lo que tú escribas (ya sea alguna nota periodística, wikipedia, ensayos, texto de divulgación cientíca—si escribes ciencia ficción, de verdad, LEE ciencia—o sal a caminar y observa a la gente, puede que allí encuentres la actitud que deseas en tu protagonista o antagonista. Lo que hacía Oscar Wilde era eso mismo, dar unos paseos para despejar su mente. Sin embargo, carga siempre contigo tu cuaderno especial, nunca sabes cuándo volverá dicha inspiración.

5) Escribiendo el borrador: Suponiendo que ya tienes tus ideas muy bien figuradas en la mente y tus cuadernos, entonces es hora de hacer el sketch literario (tu borrador, pues). TEN SIEMPRE UNA CRONOLOGÍA DE LOS CAPÍTULOS (si es novela) o te pasará lo que a mí con el punto A y B.

Cuida tu ortografía, cuida tu gramática, cuida tu sintáxis; una vez que hayas finalizado con tu primer capítulo, puedes volverlo a leer. ¡Pero espera! No lo hagas de forma inmediata. Deja que pasen unos cuantos días (una semana será suficiente) y lee lo que escribiste. Sé ANALÍTICO y NO TE MIENTAS, si encuentas algo que no te gustó cómo suena, cámbialo. Si tienes un amigo o familiar de gran confianza, dale a leer lo que has hecho y PÍDELE que te marque los errores con un color brillante para que no lo pierdas. Conserva esas hojas, anéxalas a tu cuaderno y llévalas siempre contigo al momento de escribir.

Te digo esto con el primer capítulo (o primeros párrafos de tu cuento) para que notes en qué fallas y así, tu siguiente capítulo o párrafo lucirá más hermoso. Aprecia lo que escribiste y que no te dé pena si hay errores muy bobos. Sé abierto ante las críticas (las buenas críticas, no estupideces como "está chafa", "no sabes escribir", "se nota que no sabes de x cosa", porque esas no son críticas, sólo son... oraciones sin argumento), en todo tu camino como artista encontrarás a gente que te va a decir cosas negativas o positivas de lo que haces y si eres del típico "artista" que se cierra ante todas críticas constructivas, NO VAS A AVANZAR Y NADIE VA A QUERER LEERTE.

6) Una vez que termines: Ese mismo día, una vez que hayas terminado de escribir la última palabra, anota la fecha, vete a imprimir y... ¡CELEBRA! ¡COME PASTEL! (Cuando terminé R. A. N. F. compraron un pastel... eso porque lo pedí) ¡BEBE UNA COPA DE VINO! ¡SAL AL CINE! ¡INVITA A TUS AMIGOS A SALIR! ¡GRITA, SALTA, RÍE! Y después de haber celebrado, vuelve a trabajar... ¡es broma! Date un tiempo y olvida tu escrito (o piensa en él de vez en cuando), ¡pero no lo veas, ni lo leas! El punto de estas vacaciones es lo mismo que en el borrador, tienes que descansar un poco con tus ideas y, una vez que hayas descansado lo suficiente, es hora de volver a sacar tu libro y leerlo TODO. Subraya, comenta, anota, dibuja... haz lo que esté a tu alcance para mejorar lo que has escrito. Si encuentras cosas que debes cambiar (hablando de sucesos) ten en mente que puede que la historia deba cambiar también (eso es lo que me pasa con R. A. N. F.).

Recuerda que una vez que termines este paso, deberás repetirlo hasta que REALMENTE, al leerlo por última vez, te digas a ti mismo "es perfecto", así, sin peros.

El momento de la verdad

Por más que te lo imagines, por más que lo sueñes, por tan seguro que estés, cuando des tu novela a la primera editorial, lo más seguro es que le den a tu orgullo y te sientas muy mal por haber sido rechazado, seguro te pondrás a dudar si tu novela es realmente buena. PERO, por más desesperanzado que estés, no es motivo para dejar de escribir. Esa es la pena que todo escritor debe pasar, así que anota bien todas las editoriales que tengas en mente y visítalas. Recuerda que antes de que las visites, debes investigar qué clase de cosas publican o cuáles son sus bases. Incluso, antes de darla a una editorial, debes proteger tu escrito (derechos de autor). 

Una vez leí por allí que no tienes que dar toda tu novela a la editorial, pues es como dar el pastel a los jueces de un concurso. Tienes que hacer que saboreen el dulce y, como se "quedan con las ganas", te pedirán otra rebanada. Hablando de libros, no des toda tu novela, otorga sólo y sólo un capítulo. 

Recuerda que la presentación es indispensable al momento de publicar. Arial, N. 12, interlineado 1.5 es el que todos piden. No uses tipografía extraña y guarda los agradecimientos a la editorial (te vas a ver muy mal). 

Ten en mente que si aceptaron tu escrito no significa la fama inmediata. No sabes cuántos van a leer tu libro, tampoco si les va a gustar. Sin embargo puedes decirle a tus amigos y familiares que tu libro ha sido publicado, ¡recuerda estar orgulloso al llegar a este paso! 

Espero que con este texto hayan logrado animarse al oficio de la escritura. No olviden que escribir es algo constante y, si dejas de hacerlo, pierdes la práctica. Leer y escribir es lo que hacen al escritor, no solamente escribir. 






Dorothy

martes, 11 de noviembre de 2014

Sueño del 17 de julio del 2012

"Hoy tuve un sueño extremadamente extraño, resulta que tiene que ver con esos sueños que tengo muy de vez en cuando pero tienen un significado en especial. Sin más rodeos, he aquí:


Estaba yo en un lugar muy lejos de aquí, no sé cómo era porque ni siquiera podía verme la cara. Era parecido a un jardín, pero no en donde hay civilización, sino muy lejos de algún reinado. Estaba todo seco y pensaba que era un hermoso lago en temporadas de lluvia, recordando cuán clara se ve en la noche. Sabía con exactitud quién era en aquél lugar y en la vida “real”. Merodeaba por doquier del pantano (porque habían ciertos encharcamientos) y veía a las personas convivir, todos esperando lo mismo que yo: la lluvia. Puedo decir que varios estaban semidesnudos, no sé por qué. Al estar vagando por el sitio, platicaba con personas de cosas que no recuerdo y acompañaba a otras, que empezaban a sentarse alrededor del mismo sitio, formando un semicírculo. De repente, cuando veía a lo lejos, una niebla muy blanca empezó a esparcirse por el lago, todos creían que la lluvia iba a venir. Yo miré a lo lejos y para mi extraña sorpresa, veía un espejismo del Monumento a la revolución de México. “Es el monumento a la revolución”, dije contenta, como si supiera que podría volver. “No vayas”, dijo una compañera que tenía. Miré al lado derecho y vi, asombrosamente, la torre Eiffel, pero no estaba interesada. Corrí sin mirar atrás hacia el monumento, esperando que ese espejismo no se fuera y se quedara por siempre. Al llegar sin estar exhausta, el centro no era como es en la realidad, tenía unos escalones, paredes en el centro y pilares que lucían griegos. Con las paredes no podía ver el centro, pero seguí caminando para ver si podía ver el otro lado de las paredes. Cuando me di vuelta, había dos estatuas de unas mujeres con una pose relajante, como si me observaran. Eran similares a la posición de la pintura “El nacimiento de Venus”, pero con facciones de la cara distintas y con ropa. En el centro de ellas dos, había un enorme espejo circular, tenía hermosos detalles en la circunferencia y era opaco, demasiado opaco, de hecho no parecía espejo sino un círculo negro. Sin embargo, cuando me acerqué al círculo, en vez de ver mi faceta como en cualquier espejo ordinario, vi mi espalda. Estaba totalmente desnuda, era muy delgada, alta y tenía un hermoso cabello negro y largo. El reflejo no parecía normal, era de tonos grisáceos y el fondo se veía oscuro. Con mis manos toqué y atravesé el espejo, puedo decir que la sensación que tuve al tocarlo, era como si tomara algo gelatinoso.  

Despertaba un poco desesperada en mi cama, la de siempre. Me levantaba pensando que el monumento a la revolución no era así en el centro, recordando que hay un elevador y un museo en realidad. Me levanté y salí corriendo, mi mamá estaba lavando el baño, le decía “buenos días”  y la saludaba como es normalmente. Tomaba algo del cajón, lo cual ya no recuerdo qué era, pero pensaba en una canción de Therion la cual dice “go across the mirror, to another world”, y la repetía miles de veces. Regresaba a mi cama pensando en cómo era ese espejo y en que tenía que leer más cosas sobre México prehispánico. Agarraba un libro muy grueso, el cual no existe, de mi librero y lo abría, viendo el texto pero no lo leía. Pensé inmediatamente en escribir el sueño, pero me llegó siempre la palabra “Castillo de Chapultepec” en la mente.

Desperté del sueño y ahora escribo esto. La verdad no sé qué pueda significar, a lo mejor tengo que buscar ese espejo que me apareció en el sueño. Lo dibujaré para no tener dudas."

¿No les parece curiosa la descripción del espejo?
En el centro de ellas dos, había un enorme espejo circular, tenía hermosos detalles en la circunferencia y era opaco, demasiado opaco, de hecho no parecía espejo sino un círculo negro. Sin embargo, cuando me acerqué al círculo, en vez de ver mi faceta como en cualquier espejo ordinario, vi mi espalda.
¿No les recuerda a una pintura?


lunes, 10 de noviembre de 2014

Museo de Arte Moderno. Remedios Varo: La dimensión del pensamiento

Para empezar, conocer a Remedios Varo es conocer una mente llena de culturas, algo más allá de lo que un ser humano puede estar al tanto, la sabiduría sobre lo que es todo para el espíritu, desde el ocultismo hasta lo que se dedicó hasta su muerte: el surrealismo.

María de los Remedios Alicia Rodriga Varo y Uranga nació en España (Anglés, Gerona) en 1908. Empezó su formación pictórica en la Academia de San Fernando de Madrid en 1924. En 1932 se traslada a Barcelona y empieza a relacionarse con los movimientos de vanguardia, participando en las actividades de ADLAN y en la famosa exposición “Logicofobista” de 1936. Dos años más tarde, y de la mano de Benjamin Péret, se traslada a París y se integra en el movimiento surrealista, participando en sus actividades colectivas. Esta trayectoria determina claramente el quehacer de Remedios, alejándose para siempre de las formas tradicionales y en búsqueda constante de la sorpresa y el juego. A finales de 1941, Remedios Varo y Benjamin Péret llegan a México, huyendo de los horrores de la segunda guerra mundial. Y fue en este país, que no abandonó hasta su muerte, donde la obra de Remedios se desarrolló más sólidamente, alcanzando la maestría y unidad que la hacen inconfundible.

Durante su vida como surrealista, se interesó por una gran variedad de cosas. El ocultismo es una de ellas. Se propagó por la Europa del siglo XIX a través de doctrinas secretas, de escuelas de espiritismo y el aprendizaje de religiones antiguas. Las enseñanzas de pensadores como George Gurdjieff, quien se refirió a la trascendencia del espíritu y el conocimiento de verdades ocultas, tuvieron difusión en México a principios del siglo XX. Si bien Remedios no entabló contacto directo con los grupos de Gurdjieff, su círculo cercano conoció de sobra sus textos, muy apreciados entre la comunidad artística.

Quizá de tales influencias se desprenden las obras como El flautista (1955), Carta de Tarot (1957) o Tauro (1962), que valoran la sabiduría antigua, a veces oculta, y recuperan las creencias sobre lo intangible y lo espiritual.

Aparte de ser una gran pintora, también era una gran lectora. En su biblioteca abunda la novela, la poesía y el ensayo. Hay estudios políticos e historiadores como Jean Pierre de Chabrol o Nikos Kazantsakis, el autos de El pobre de Asís. Otros de sus libros abordan cuestiones mitológicas y religiosas, o rinden homenaje a relatos medievales como Los siete cuentos góticos de Isak Dinensen, un libro que comparte la obra de Remedios una atmósfera melancólica.

La huída (1961) es la última parte de un tríptico que narra la historia de un grupo de mujeres que salen de su encierro en una casa resguardada por pájaros. Una de ellas teje una trampa para huir con su amante. Remedios no refiere ninguna influencia asociada a esta pieza, pero en su biblioteca se halla Letras portuguesas de Mariana Alcoforado, una monja que murió en 1723 y que cultivó un apasionado amor hacia un oficial francés de quien quedó prendada tras verlo desde el balcón del convento donde vivió toda su vida.

Aparte de los textos mitológicos y religiosos que Varo concurría, también están los psicológicos. El concepto cartesiano del dualismo mente-cuerpo fue ampliamente discutido por los filósofos de la Ilustración y, más tarde, por psicólogos y estudiosos de la personalidad y conducta humana. La idea del “inconsciente” abrió un nuevo horizonte.

En 1900 Sigmund Freud publicó La interpretación de los sueños. Años más tarde, empleó el psicoanálisis para explicar el fenómeno literario artístico. Muestra de ello son Dostoievski y el parricidi, Un recuerdo infantil de Leonardo Da Vinci y El poeto y los sueños diurnos, en donde se profundiza la relación entre artista-obra. Por otro lado, Carl Jung y Alfred Adler concibieron los conceptos de inconsciente colectivo y coplejo de inferioridad. En las obras de Remedios (Dolor y Dolor reumático I) se nota la presencia de estos autores.

Una de las piezas más famosas de Remedios es Mujer saliendo del psicoanalista (1960), una pieza llena de simbolismos: un cielo tormentoso, un pozo, una mujer cubierta de largos ropajes que sostiene la cabeza diminuta de un hombre por la barba y una canaste en la cual están una llave, un reloj y un carrete de hilo. Remedios Varo la describió como: “Esta señora sale del psicoanalista arrojando a un pozo la cabeza de su padre (como es correcto hacer al salir del psicoanalista). En el cesto lleva otros desperdicios psicológicos, como un reloj, símbolo del temor de llegar tarde, entre otras cosas. El doctor se llama Dr, FJA (Freud Jung Adler)”.

Unos de los fuertes vínculos entre las obras de Remedios Varo, es la alquimia. Su interés por el tema se manifiesta en obras como Ciencia inútil o El alquimista (1955) y Creación de las aves (1957), donde juega con la idea del cosmos en tanto que elemento primordial para la creación de la vida y la experimentación.

En 1947, tras separarse de Péret, se sumó a una expedición de ámbito científico en Venezuela junto a su hermano Rodrigo. De eso quedan unos dibujos de mosquitos y otros tipos de insectos. Después, participó en la exploración del río Orinoco; el dibujo a lápiz de la obra que realizó a partir de este viaje ilustra la forma en la que su trabajo integró la ciencia y la alquimia.

La biblioteca cuenta con un buen número de volúmenes de Aldous Huxley, cuya obra no siempre se muestra optimista con respecto a las relaciones entre el hombre y la tecnología. Los avances tecnológicos fue un objeto de fantasía en cuadros como Roulette (1955) y Nave astral (1960). Este último lo describe Remedios Varo como “un hogar verdadero y armonioso, dentro de él hay todas las perspectivas y felizmente se transporta de acá para allá: el hombre dirigiéndolo y la mujer produciendo música tranquilamente”.

Pero no solamente esta mujer se dedicaba a leer, sino que también llegó a escribir desde una obra teatral hasta su propio diario de sueños, el cual puede ser leído por todo el público. En él se cuenta muy maravillosamente su mundo inconsciente, relatando en cada uno de ellos cuán surrealista la artista fue.


Sin duda el mundo oculto de Remedios ha sido un completo misterio, pues tanto en sus pinturas como en su biblioteca, todo lo que demuestra es ese lado profundo que nos oculta nuestra cultura como seres humanos. 

viernes, 7 de noviembre de 2014

Ponencia: Escuela y proyecto de vida

Escribí esta ponencia a principios de este año por una convocatoria (creo) que constaba en elegir un tema y escribir sobre él. Yo elegí el que está en el título, pero en realidad nada salió bien mientras la estaba leyendo. Todos los que estaban presentes me miraban extrañados, no sé si no me comprendían (lo más probable es que no) y lo peor de todo, es que mientras lo estaba exponiendo, creían que estaba enojada.

Sin más preámbulos, les presento lo que leí ante alrededor de cuarenta alumnos del CCH:

-----------------------------------------------------

Nadie nos enseña a vivir. Uno llega a este mundo sin tener la menor idea de qué vamos a hacer con nuestra existencia. Ni siquiera sabemos cómo lo haremos, sólo nos dictan unas cuantas cosas y las tenemos que hacer porque “nos van a servir de alguna forma”. Llegamos siendo unos pobres niños inconscientes a la escuela primaria que vamos día a día cargando una mochila pesada sobre los hombros porque “nos va a servir de alguna forma”. “¿En qué?”, me pregunté alguna vez mientras estaba en la primaria.

Si les preguntamos a unos niños de ese nivel educativo por qué están estudiando, lo más probable es que dirán que es a causa de sus padres. Nunca será propio. Y nosotros allá vamos día a día desde temprano hasta la tarde al colegio, sin saber por qué estamos aprendiendo ni por qué tenemos que levantarnos todos los días a la misma hora, a encerrarnos en las aulas para escuchar a una profesora hablar de cosas que todavía no comprendemos plenamente por qué nos lo enseñan, o si será importante en alguna etapa de nuestra vida. Asimismo si le cuestionamos a los profesores por qué estamos en la escuela, ellos responderán de una manera muy generalizada: para aprender.

Aquí fue donde me pregunté: “¿aprender qué?” Porque en la escuela no sólo nos enseñan español, geografía, historia; nos enseñan a cómo ser cuando seamos adultos, y he aquí por qué nos formamos como los adultos y adolescentes presentes en este lugar. Ahora yo les pregunto, ¿por qué aprendieron? ¿Por qué fueron a la primaria, secundaria, preparatoria y por qué estudiaron su carrera? ¿Fue realmente por su convicción, porque era algo que realmente anhelaban? ¿O volveremos a lo monótono que es “lo hice para ganar dinero, tener una casa, una familia bonita y seguir con la misma rutina una y otra vez”?  

Personalmente cuando me hice ésta cuestión me destrocé por dentro. Lo que estaba haciendo no podría ser más mediocre: lo estaba forjando porque anhelaba simplemente deshacerme de las obligaciones escolares. No estudiaba, no hacía nada por mis clases, ni siquiera fui capaz de realizar mis labores ni trabajos escolares. Ya imaginarán qué fue de mí cuando hice el examen del COMIPEMS. Rechazada en todas mis opciones. Fue después cuando entré a una escuela donde los alumnos sólo van por las mismas razones que yo tenía: para sacar un papel y una vez fuera, ponerse a trabajar. Los peores años de mi vida y me da mucha vergüenza decir que me quedé allí por dos años aguantando la mediocridad de mis compañeros y lo fácil que era sobornar a los profesores, de cómo nadie otorgaba respeto, ni siquiera se interesaban por la materia, de cómo me vi reflejada en sus rostros, y allí estaba sentada en el pupitre llorando por lo que era. Yo me lo había buscado: tenía que enfrentarme a la mediocridad e ignorancia o vivir sumisa y siguiendo ese esquema.

Sucedió entonces alguna mañana en el primer día del cuarto semestre cuando retomamos la materia de “ciencias” y tomé la mejor decisión de mi vida. Mi profesor había tomado un papel y un plumón y los dejó caer, mientras que el papel se balanceaba, el plumón tocó el piso enseguida. “¿Por qué no cayeron al mismo tiempo?”, preguntó. Entonces hizo una bola con el papel y tomó el plumón. Volvió a repetir el mismo experimento y ambos cayeron al mismo tiempo. No puedo decir que me quedé fascinada, pero me abrió los ojos.

Abandoné  esa escuela para siempre. Dejé todo atrás. Mis padres se enteraron de la situación e inmediatamente, por no entrar en asuntos profundos, decidieron pagarme un curso para aprobar el examen del COMIPEMS. Lo que más disfruté de ese curso fue que aprendí todas las cosas que había estado ignorando desde la secundaria. Pero más que nada, disfruté de todos los conocimientos y sabiduría que nuestros ancestros nos pudieron brindar, pude entender a lo que se refería el personaje Don Juan cuando dijo: “ser un hombre de conocimiento”.

Desde Moctezuma hasta Galileo, desde Newton hasta Volta, desde Edgar Allan Poe hasta Gurdjieff, desde Marx hasta Remedios Varo, desde Dalí hasta Carlos Castaneda, desde Higgs hasta el futuro que nos depara, por eso entré aquí, no por una calificación que te aparece de forma numérica, ni por mi pase automático, ni por la demanda de la UNAM, ni por todo lo que puedan deducir; lo hice por toda esa gente que luchó por lo que hoy día tenemos, lo hice porque estoy enamorada de la sabiduría y porque no me basta con saber lo que me enseñaron en la escuela, sino lo que yo también aprendí con abrir un libro. Y mi mente.

Asimismo, como he dicho, me gustaría que se pregunten de manera más profunda y reflexionando por qué están aquí, por qué desearon tanto entrar a la escuela media superior, por qué quieren llegar hasta la universidad. ¿Es realmente por su convicción, porque es algo que realmente anhelan con el cuerpo y la mente? ¿O volveremos a lo monótono que es “lo hago para ganar dinero, tener una casa, una familia bonita y seguir con la misma rutina una y otra vez, hasta la muerte”?  

jueves, 6 de noviembre de 2014

Lo bello de vivir

Esta clase de tema sonará muy trillado para muchos, puesto que, siendo tú alguien fatalista y pesimista, no hay nada que pueda hacerte cambiar de opinión, justo como a mí me sucede en algunas ocasiones, pero no esta noche. Empecemos pues, con las razones por las cuales vale la pena seguir con vida.

Siempre te mencionan el hecho de que vales mucho y nadie más que tú sabe si es verdad esto. No vengo a decirte que la vida no vale nada si tú no estás aquí con nosotros, pues a nosotros no nos interesa tu bienestar, no te conocemos y por lo tanto eres irrelevante en nuestras vidas. Sin embargo, mira lo que yace a tu alrededor: tienes familia, amigos, compañeros y camardas. Eres único en esta existencia. Piensa en las millones de combinaciones posibles que tus padres tuvieron al unir sus gametos, ¡y saliste tú! Investiga un poco de probabilidad y dime cuántas combinaciones existen. Es un número tan enorme que da miedo. Pero fuiste y nadie más. 

Si eso no te convenció en absoluto porque sigues sintiéndote miserable, entonces te invito abiertamente a que salgas un día a las nueve de la mañana y te pongas a caminar sin un rumbo exacto (pero ten cuidado, no te pierdas) y mira la gente que pasa. Todos se verán muy ocupados haciendo sus cosas, sin notarte, eso es un punto a favor tuyo porque te estás dando cuenta de algo muy curioso: todos están tan metidos en sus asuntos que no se han dado cuenta que, aparte de que estás sufriendo por dentro, hay algo que nos rodea... La casualidad, el azar, la vida. 

Mira el cielo y piensa exactamente qué somos nosotros de acuerdo al conocimiento que tengas. Somos humanos, sí, ¿pero qué es lo que nos hace ser nosotros? Pensar. ¿Qué más? Razonar. ¿Qué más, el mejor de todos? El conocimiento. Conoces el por qué estamos aquí, he de suponer. Somos la obra más extraña que haya existido. Somos la casualidad de hechos al azar. 

Retoma ahora lo que dije al principio. ¿Cuántas combinaciones existen para que  seas? Un número muy grande (no infinito), tan grande como el hecho de que el Universo sea y por lo tanto, seas. Así que, a pesar de que tus padres hayan decidido tenerte o no, eres la obra del azar. Así como nuestro Universo es tan enorme y misterioso, tú lo eres. Así como el Universo es tan enorme y bellísimo, tú lo eres. En ti existe un Universo el cual sólo tú conoces y lo mejor de todo es que, lo acabas de conocer.

Vive para disfrutar de las maravillas que aguardan las estrellas que nacen en tu ser. 

Vive para disfrutar de la belleza que es ver que otros vivan (sean o no de nuestra raza). 

Respeta, ama, adora, admira... Pero no solamente a todo lo que nace y muere a tu alrededor, sino también a ti. 

Abre los ojos.






Dorothy

La inteligencia, el conocimiento y la sabiduría

Finalmente me dieron ganas de describir la desigualdad que les había comentado en mi primera entrada, creo que fue del 27 de octubre. Les dije con toda confianza que la inteligencia es diferente del conocimiento y este de la sabiduría, o sea que es:

Inteligencia ≠ Conocimiento ≠ Sabiduría

Y al mismo tiempo:

Inteligencia < Conocimiento < Sabiduría

Siempre en toda mi infancia y parte de la pre-adolescencia me decían que era una niña muy inteligente y que lo mejor sería no "echarme a perder" como hicieron mis compañeros y compañeras (más que nada, mis compañeras), quienes eran más adeptas a lo popular. Estoy hablando del 2005, que era cuando el "reggaeton" estaba haciéndose más y más notorio entre las chicas y la moda ("tepiteña", que es una forma bastante mala de dirigirse a una moda) era igualmente popular. 

Apenas hace algunos meses me di cuenta que en realidad, el hecho que te digan inteligente es algo muy superficial, pues hasta donde la humanidad sabe, nuestra raza es inteligente por definición; está implícito que seamos inteligentes y hay humanos más inteligentes que otros (refiriéndome al nivel de respuesta, como bien lo son esos tests de CI, que por cierto, hasta el nombre lo dice y añado: el CI no mide tu nivel de conocimientos ni sabiduría, sólo es tu nivel de respuesta ante problemas de lógica).

Lo que muchas personas confunden con facilidad es la inteligencia y el conocimiento. Cuando demuestras que conoces sobre un tema te dicen "¡eres muy inteligente!", cuando en realidad el halago debería ser "¡conoces mucho!". ¡Ya se imaginarán la clase de gestos que hago cuando doy un punto de vista de ámbito filosófico y me halagan con el "qué inteligente"! 

Hasta cierto punto no es ofensivo porque las personas que lo dicen no conocen sobre el tema. 

Ahora, el conocimiento viene casi de la mano con la sabiduría, pues ésta se dedica a colectar hechos, ya sea viendo o leyendo (aquí también entra la inteligencia un poco, pues no puedes comprender si no eres inteligente).

El alumno que es capaz de responder cuestionarios donde debes discriminar figuras, es un humano inteligente (bien llámese homo sapiens). El chico más "listo" de tu clase, el que siempre responde a todas las preguntas que el profesor hace, es un humano de conocimientos. ¿Qué hay entonces con el tercer ser? Es el mejor de todos, en mi opinión, porque muy pocos han sido capaces de ser como es. 

El humano sabio es aquél que observa, analiza y opina lo que sucede a su alrededor. No necesariamente tiene conocimientos, pero te puede dar una visión completa de la verdad absoluta y pura. Puede ser subjetivo u objetivo, pero no le importará a quien lo escuche, pues de su boca sale nada más que la sabiduría

Aparte de ser un humano de opinión, también de él nace la creatividad y facilidad de manejar los temas más complejos. Es filósofo, pues, pero no de cualquier clase. No se deja influenciar demasiado por sus ancestros, pero tampoco los ignora. De él nace una nueva imagen de lo que es vivir y lo que más desea es transmitirlo. Tampoco es un humano que nace para estar en casa, sino que busca nuevas formas de aprender a través de la lengua de los demás. Busca y encuentra. Podría decirse incluso que es un aventurero. Puede mirar al cielo y ver más allá que solamente estrellas, ver una rosa y decir mil verdades, ver el reflejo y dar su opinión de qué puede haber al otro lado. 

Asimismo concluyo con esta pequeña publicación y retomo que, ser inteligente, el conocer y la sabiduría vienen de diferentes, pero necesarias, ramas.

Sean los humanos sabios que tanto anhelan ser. Vean y admiren, que las obras que están en este Universo sólo ocurren una vez en... nadie sabe cuánto tiempo.






Dorothy

martes, 4 de noviembre de 2014

Flojera, aburrimiento y un paro de 72 hrs.

No hay nada mejor que la flojera, el aburrimiento y un paro de 72 hrs. en tu escuela unidos en una misma semana, semana que debió ser normal, llena de conocimiento matemático y distracción a mis problemas mentales matutinos, diurnos y nocturnos. Es molesto despertar todos los días y pensar en no saber qué hacer con tu vida, mas que abrir un blog y escribir lo que más te gusta--en realidad me gusta más dedicarme a la literatura, pero escribir un blog sin un tema principal no está mal. 

Antes de empezar con este patetismo me dedicaba a practicar con el arte junto a una querida amiga que conocí en la escuela media superior, después de unos meses, me di cuenta que apesto en esa mierda y decidí estudiar matemáticas (apenas a finales del semestre), como los grandes artistas del renacimiento (y antes). ¡Sí, suena estúpido! ¡O no sé qué piensen ustedes! Pero yo creo que verdaderamente es una buena idea, ¡lo sigo pensando! ¡Y no sólo lo hago para ser mejor en mi arte, sino por el mero amor al conocimiento y al lenguaje!

Veo a las matemáticas como el lenguaje universal. Sabemos que está el lenguaje que todos manejamos día a día, pero sobre todo esto, yacen las matemáticas, el lenguaje más abstracto y surrealista que... Con tantito pensarlo, me enamoro más. No son números, como muchos ustedes creerán que se ve en la carrera, sino que la filosofía nace en su estado más puro y noble, y no solamente de las matemáticas, sino de toda magnífica ciencia (subjetivamente me encanta la física y la biología). 

Lo que muchos artistas contemporáneos no han notado (y varios se encuentran desinteresados), es que el arte con la más grandiosa beldad, es aquella que tiene las matemáticas debidamente insertadas. El arte abstracto (esas manchas que ponen sobre el lienzo) es aquel que considero como un terrible intento de expresión sublime. Cuando veo esa clase de arte, no hallo lo que el artista quería decir, entonces leo su dichoso título y empiezo a reírme de lo absurdo que suena, pues según yo, plasma todo tipo de sentimiento menos lo que el artista dice "haber pintado". En cambio, miren el arte del señor Escher y admiren la física reflejada en cada dibujo.

Sinceramente el mejor arte es aquél que se acerca a la realidad y a lo increíble, como bien lo hace el surrealismo.

Pero bueno, esa es la única luz que puedo ver tras tanto patetismo. Lo dejo para otro día.






Dorothy

lunes, 3 de noviembre de 2014

Muertos

Día de muertos, una tradición mexicana que ha pasado por muchos años entre la población y que, actualmente, aparte de seguir siendo costumbre decorar la ofrenda y poner la foto de nuestros amados, en otros países se ha vuelto popular. 

Sin embargo no les vengo a hablar de la tradición, ni de cómo decorar sus ofrendas, ni cómo es que se volvió popular en el extranjero, sino de la muerte en sí. En la mañana del día primero mientras desayunaba y platicaba con mi familia, tocaron el tema de cuántos años vive un conejillo de indias (tengo uno desde el 2009) y les dije que su tiempo dura de 5 a 7 años y se han presentado casos de cuyitos que han vivido hasta 10. Me quedé callada por unos momentos y me dieron unas tremendas ganas de llorar, pensé que sí, es verdad, llegará el momento en el que vea morir a mi mascota y que el tiempo cada vez se acerca más y más. Incluso pensé en mi abuela ya fallecida desde el 2012 y mi abuelo que se fue desde el 2010, incluso mi tía del 2006. Recordé todos esos momentos terribles e indeseables, el sufrimiento que los vivos tienen que pasar y el tiempo que logra sanar las heridas más profundas cual medicamento con un malestar físico. 

La muerte puede ser esa cosa que todavía no hemos podido explicar. Unos la ven como algo natural y otros con temor al no saber "qué pasa después". Varios afirman que no sucede nada y algunas religiones dicen que después de la vida se vuelve a nacer o se llega a la gloria o la miseria, dependiendo de cómo fuiste en vida. Pero en sí, nadie sabe.

Al mismo tiempo que todo muere en este sistema, no existe nada que sea inmortal. Como nosotros morimos, nuestra galaxia y también el Universo lo hará en algún momento, de hecho es muy probable que para entonces la Tierra no siga existiendo. Llegará un punto donde todo empiece a apagarse y vuelva a ser como antes de que fuera lo que hoy es: nada. 

¿Recuerdan lo que había hablado hace unos días sobre el infinito y la muerte? Ahora mismo deduje de forma indirecta que lo inmortal es infinito también. No existe ente que sea inmortal. 

¿Pero qué hay sobre la muerte, como había planteado antes? A menos que llegue algún científico a decirnos que después de la muerte llega algo más (en este caso, más vida), entonces puedo decir abiertamente que cuando uno muere, puede "apreciar" el infinito (¿es esto glorioso?).

Según dice la RAE:

muerte.

(Del lat. mors, mortis).
  1. f. Cesación o término de la vida. 
  2. f. En el pensamiento tradicional, separación del cuerpo y el alma. 
  3. f. muerte que se causa con violencia. Lo condenaron por la muerte de un vecino. 
  4. f. Figura del esqueleto humano como símbolo de la muerte. Suele llevar una guadaña. 
  5. f. Destrucción, aniquilamiento, ruina. La muerte de un imperio. 
  6. f. desus. Afecto o pasión violenta e irreprimible. Muerte de risa, de amor.
infinito, ta. 

(Del lat. infinītus). 

  1. adj. Que no tiene ni puede tener fin ni término. 
  2. adj. Muy numeroso o enorme. 
  3. m. Lugar impreciso en su lejanía y vaguedad. La calle se perdía en el infinito. 
  4. m. En una cámara fotográfica, última graduación de un objetivo para enfocar lo que está distante.
  5. m. Mat. Valor mayor que cualquier cantidad asignable. 
  6. m. Mat. Signo (∞) con que se expresa ese valor. 
  7. adv. m. Excesivamente, muchísimo.
(Sólo subrayo lo que considero relevante).

Con esto que acabo de decir puedo asegurar que tanto la muerte como el infinito son igualdades. Después de la muerte no yace nada más que el reposo, la nada es también un reposo y el infinito puede tomarse como una unidad física, una longitud o, matemáticamente, un numero. La muerte no tiene un fin, ¿pero un comienzo sí? Una vez que la vida finaliza, ¿ese es el comienzo de la muerte? ¿Será entonces que la muerte cabe dentro de los números naturales?

Como se acaban de dar cuenta, tengo mucha más dudas que respuestas y para mi lástima, estas cuestiones por ahora sólo las puedo responder de forma filosófica, porque matemáticamente, no tengo una remota idea de cómo definir a la muerte.

Será hasta después de un tiempo cuando pueda hablar de esto con naturalidad.

Gracias por leer.






Dorothy

jueves, 30 de octubre de 2014

Videos raritos de YouTube

Los siguientes videos están en inglés (lo siento) pero tienen un contenido comprensible, visualmente hablando. Espero realmente pasen una buena y entretenida noche.










Colección de Creepypasta Traducidos Pt. 1

Teniendo el Halloween y el Día de Muertos a la puerta del mañana, les he traido a ustedes, queridos lectores espontáneos, ocasionales, que yacen aquí en el blog desesperanzado, una colección de creepypastas, originalmente en inglés, que empecé a coleccionar desde el 2007 o 2008, aproximadamente, mucho antes de que se volvieran en la cosa más popular en la red de habla hispana. 

Según mi carpeta de imágenes, tengo 322 (¡suma 7!) elemetos y 29 traducidos (no crean que soy una completa bilingüe, seguramente tendré varios errores por allí, así que me disculpo antes de que digan algo). 

Antes de empezar, para aquellos novatos en el internet, les tengo una definición propia de qué es un creepypasta:
La palabra creepypasta viene del inglés “creepy” (miedo, terror) y “paste” (pegar). Así que, en español sería “pegar terror/miedo”. Es relativo a la palabra copypasta que, obviamente, viene del copiar y pegar.

En la página www.4chan.org hay una sección llamada /x/ (Paranormal), donde lo único que se publica son copias de cuentos o experiencias propias anormales, de terror, es por eso mismo que a esto le llamo “colección”. 
Estas historias fueron escritas de forma anónima, lo cual hace complicado poner nombre del autor, como debería hacerse con cada una de las obras que se muestran a continuación.
Dicho lo anterior puedo comenzar con mis historias. Tengan en cuenta que no me gustan las historias simples ni las más repetitivas (como ahora que está de moda Slenderman o Jeff the Killer), sino que trataré las obras más raras que puedan encontrar en la red.

No abras los ojos

En el último día de cada mes, cierra las persianas o las cortinas antes de que duermas. Si en la media noche escuchas que alguien toca por la ventana, no abras los ojos.

Si eres uno de los desafortunados, escucharás como si alguien tirara piedras a tu ventana. No es un amigo; sólo mantén los ojos cerrados. El sonido se hará más fuerte, tocarán cada vez más rápido y más rápido. No dejes que tu curiosidad te gane, no te muevas. Perderá su paciencia, empezará a golpear furiosamente. Tu ventana temblará y se estremecerá y los sonidos sólo se harán más fuertes. Tocará y moverá el vidrio; no te preocupes, la ventana no se romperá, pero por lo que más quieras, NO ABRAS LOS OJOS. No importa cuán asustado estés, no importa cuánto quieras gritas, haz como si no escucharas, haz como si estuvieras dormido.

Después de un rato, los ruidos se detendrán. No caigas en eso, mantén los ojos cerrados. Intenta dormir si puedes. No te levantes, ni abras los ojos hasta que el Sol salga.

Aquellos que abren los ojos… Bueno, realmente nadie sabe qué es lo que sucede.

La pesadilla

“Papi, tuve una pesadilla”. Parpadeas y te levantas recargándote con los codos. Tu reloj alumbra la hora, son las 3:23.

“¿Quieres acostarte en la cama para que me lo cuentes?”

“No, papi”

La singularidad de la situación hace que despiertes. Apenas puedes ver el rostro de tu hija en la oscuridad.

“¿Por qué no, cariño?”

“Porque en mi pesadilla, cuando te digo qué sueño, la cosa que porta la piel de mami se sienta”. Por un momento te sientes paralizado, no puedes dejar de ver a tu hija. Las sábanas empiezan a moverse.

El Tren y el Túnel

En un pueblo rural de Wisconsin, hay un parque viejo y abandonado. Fue construido en los años 20’, servía como un centro de reunión para todos.

Así, un nuevo tren con su túnel para niños fue construido en 1932. Era un tren con una pinta inocente, con una locomotora (mecánica) y tres vagones pequeños. El tren daba vueltas antes de que hubiera un túnel.

Pero he aquí donde la historia se pone extraña. Hubo numerosos casos de mortalidad en niños ese año, todo pasó después de que los niños dieran un paseo por el tren. Algunos niños desaparecieron en ese pequeño el túnel (como de cinco metros), y otros después de salir quedaron en coma. Uno, al salir, estaba muerto. Su vestido estaba cubierto de manchas de sangre, parecidas a huellas de manos pequeñas. Otros se suicidaron al rascarse sus propios cuellos hasta sangrar, y uno de ellos mató a otro niño antes de colgarse con un alambre de la granja de su familia.

El parque cerró, y la popularidad entre los turistas del pueblo se desplomó.

Recientemente, un equipo de científicos fue enviado al parque. Pusieron una cámara de vídeo en el tren colocándola con cinta adhesiva, poniéndole una nueva linterna, antes de echarlo a andar.

Cuando el tren entró y salió del túnel, estaba vacío, excepto por la cámara.

Los últimos diez segundos no había nada, sólo estática, salvo por los sonidos de risas de niños.

Botones

Sientes una molestia en la garganta.

Intentas toser y sacarlo, pero no puedes.

Luchas por expulsarlo metiéndote los dedos, provocando el vómito, incluso bebes mucha agua, pero por más que lo intentas, sigue atorado ahí.

Buscas el envase de leche en el refrigerador y de repente estornudas. Algo pega el suelo, es pequeño. Miras al piso y ves un pequeño botón con forma de una flor.

Miras entonces de nuevo hacia el envase de leche y notas la fotografía de una niña perdida. Su blusa enseña los mismos botones.

Yo también lo escuché

Una niña juega en su cuarto cuando escucha que su madre le llama desde la cocina, así que corre por las escaleras para encontrarla.

Mientras corre por el pasillo que lleva a la cocina, la puerta que está debajo de las escaleras se abre y una mano jala a  la niña adentro. Era su madre, quien le susurró al oído “no vayas a la cocina, yo también lo escuché”.

Con esto finalizo mi primera parte de Creepypastas, sin embargo, continuaré publicando en estos días y en las próximas horas, unos cuantos compilados de videos "extraños" que hay en la red. ¡Espero tengan un buen Halloween!

Hasta la otra entrada.





Dorothy