sábado, 10 de enero de 2015

¿Por qué los cumpleaños son cosa seria?

Sin necesidad de poner la cantidad de cuántos gametos masculinos yacen en un mililitro de semen, ni de cuánta información contenga el gameto femenino, podemos saber que la cantidad de combinaciones tras juntar ambos gametos es simplemente un número tan grande (aunque no infinito) que nos puede dejar boquiabiertos; un número tan grande, que las mentes flojas ni siquiera pueden leerla y la pasan por alto, afirmando que sí, es un número gigante. Aquella combinación impresionante es tal, que la probabilidad de haber sido nosotros es 1 en x cantidad (considerando que ya tienes en mente cuán grande es dicha cantidad). 

Me sorprende escuchar a la gente de mi alrededor, mis amigos, mis conocidos, que toman sus cumpleaños a la ligera, sin importancia, como si fuera un día cualquiera, que no es digno de recordar. Por algo se festeja esos días, por algo te dan obsequios (que para mí es una ofrenda), por algo te cantan, por algo te abrazan, por algo se reúnen... ¡es un milagro que hayas tenido que ser y no otro, quien no tuvo la oportunidad de nacer! 

Así como el Universo nació a causa de un accidente, nosotros, a pesar de "haber sido planeados", somos parte de un accidente también, un efecto del azar y de la probabilidad. 

Me maravilla tener que dar un obsequio y un abrazo, presenciar a esa persona en su día, acompañarla como muestra de gratitud por existir. Y así como nos encanta estar con esas personas que amamos en su día, deberíamos agradecernos a nosotros mismos de la misma manera. Es fantástico tenernos aquí y disfrutar de lo que nos espera en este extraordinario, maravilloso y magnífico planeta. 

Gracias por existir.






Dorothy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario