Niñas feas del mundo... ¡vengan!

"Nadie me dijo que yo era bonita cuando era una niña. A todas las niñas se les debe decir que son guapas, aunque no lo sean"

—Marilyn Monroe

Algo que me perturbó mucho durante mi infancia fueron los complejos de belleza. Yo jamás en mi vida (ni ayer ni hoy) fui ni he sido de esas que los chicos miran, invitan a salir, les mandan flores en San Valentín o piden números telefónicos cuando pasean en un centro comercial... era todo lo contrario. Me hacían el feo, me decían que era horrible, me hacían bromas pesadas y hasta me decían que jamás me iba a casar y que estaría sola por el resto de mi vida. 

Cuando un niño me llegó a gustar y alguien le confesó mis sentimientos, dijo "Prefiero tener mil citas con X niña que con ella" (y X chica era la niña obesa del salón). Obviamente mi corazón se hizo pedazos poco a poco y mi inseguridad aumentó a través de los años, a tal punto que no era capaz de verme al espejo. Era cierto que tenía problemas de sobrepeso y eso me avergonzaba mucho, pero jamás pensé en cosas como dejar de comer o vomitar lo que consumía. 

Al paso de los años fui perdiendo peso pero seguía sintiendo esa inseguridad. Siempre veía esas niñas lindas que lucían su cabello y usaban ropa bonita. Volteaba a verme y usaba ropa grande, holgada, con pantalones igualmente feos. No me sentía capaz de cambiar mi vestimenta ni de sentirme linda.

Fue hasta el 2008 que tuve mi primer novio, quien me decía cosas lindas sobre mi persona y con tal de escuchar sus palabras encantadoras, recurría a insultarme a mí misma. Creía (al menos de manera subconsciente) que si alguien me quería/amaba entonces sería feliz. Grave error...

Al paso de los años mi inseguridad incrementó y los miedos se presentaron: celos, envidia, ansiedad, estrés, odio, desconfianza de mí y, por lo tanto, de mi pareja (sí, la misma del 2008)... hasta que todo llegó a su fin apenas en el 2013. Entré en una depresión, pensé en muchas cosas (sí, pensé en eso), buscaba maneras de cometerlo y de controlar la vida de mi pareja. Terminamos la relación en el 2014 y todavía después de que todo acabó, pensé en eso que no quiero hacer mención. 

Me veía al espejo y estaba fea, ¡otra vez! Y me di cuenta que en realidad jamás me había visto a mí misma como una persona bella... o simplemente bonita. Quería pensar que era bonita, pero me la creía solamente porque otros me lo decían, yo jamás en mi vida me había visto al espejo y pensaba que era linda.

Fue entonces apenas a finales del año pasado cuando pensé en cambiar mi aspecto. Empecé a cambiar todo lo que contenía mi clóset: en vez de pantalones feos, compraba medias, en vez de playeras, compraba vestidos, a tal punto que ya he dejado de usar pantalones. Aparte de esto, también he empezado a usar maquillaje y a verme más al espejo, decir qué es lo que no me gusta y mejorar. Cambié también mi dieta por completo, pues cuando cambias lo que comes, a la vez tu humor lo hace.

Aún hoy día veo a chicas que se ven muy bien, teniendo a alguien a su lado o solitarias, lucen lindas, hermosas, sensuales, entre otras. Me pregunté apenas por qué es que se ven de esa manera y yo no, a lo que concluí que es porque ellas se quieren de verdad.  

No necesitamos realmente que alguien nos ame (y no me refiero a que hay que ser narcisistas, pues es hermoso ser amado y amar), amarse a una misma es muy importante a lo largo de nuestra existencia, pues, si no somos nosotras, ¿quién? 

Olvida a esos chicos y chicas que te dijeron alguna vez que eras fea. Olvida esas palabras que siguen hiriendo tu ser. Enfócate en el presente y en tu persona, mírate al espejo y sé sincera contigo. "No me gusta mi aspecto, ¿pero por qué? ¿Qué es lo que me hace diferente de las otras chicas? ¿Qué me gustaría tener en mi cuerpo para poder sentirme a gusto?". 

Si te sientes bien usando colores llamativos, úsalo; si estás mejor poniéndote maquillaje, póntelo; si te gustan más las faldas cortas, aprovéchalas; si estás mejor planchándote el cabello, continúa. No dejes que nadie te diga cómo lucir, si así te sientes bella, entonces póntelo y disfruta de tu cuerpo. Tampoco dejes que otras mujeres te rebajen diciéndote que luces mal por tener las piernas gordas o que pareces una "cualquiera" con ese escote siendo una mujer de senos pequeños. Si tú, al verte por primera vez al espejo, pensaste que lucías genial, entonces quédate con tu propio pensamiento. 

No es fácil dejar de tener sensaciones negativas, es verdad, pero tampoco es imposible. Si tus sentimientos y deseos son lo suficientemente fuertes, entonces lograrás alcanzar lo que más quieres en la vida.

Lamentablemente sólo podremos estar una vez en este planeta, y la vida es demasiado corta como para estar triste todo el tiempo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

NaNoWriMo 2016

Miedos irracionales

Dándole un giro a la desesperanza