La muerte y el infinito

Suelo despertarme temprano, desayunar, ver un poco qué hay de nuevo con el mundo y entonces salir a la calle para dirigirme a la Facultad. Algo que noto mucho al estar en el transporte, es que siempre cuento todos los números que me vengan, desde las placas de los automóviles, hasta el número que me tocó en el boleto del metro. Por ejemplo:

Tenemos que las placas de los autos son 

639-AMB
6+3+9=18
1+8=9

Y el nueve es el número de mi próxima suerte, el cual es uno cualquiera para mí, no significa nada. Sin embargo:

00008054441
854441
8+5+4+4+4+1=26
2+6=8

El numero 8 para mí es de la "mala suerte". Cada que me topo constantemente con ese número, significa que algo no agradable me sucederá. 

Pasó algún 8 de enero del 2010, recién había llegado a la antigua escuela (donde estuve sólo dos años). Nos habían informado que una compañera había cometido suicidio. A pesar de que no había entablado una amistad con ella, sentía el aprecio de compañerismo. Desde entonces, por cuán absurdo suene, ese número ha significado algo "malo". 

Resulta ser que hoy me topé con tantos ochos que me preocupé, por más que veía la calle, los ochos estaban allí. Creo que también mi boleto del RTP tenía un ocho. Entonces, una vez que llegué al metro, ¡estaba detenido! Creí que no duraría mucho en ese estado así que entré y hallé un asiento agradable. Estuve escuchando música por un largo rato y con tal de "matar el tiempo", me puse a leer un libro que recién compré en la feria: Kant. Pasaron alrededor de cuarenta minutos hasta que un policía nos retiró de los vagones. No quise realmente irme sin saber lo que había sucedido, así que me aproximé a él y escuché lo que estaba diciéndole a otras personas: alguien se había arrojado a las vías a unas tres estaciones de donde yo estaba.

Me sorprendí lo suficiente, puesto que días pasados yo había estado en esa estación, sentada y viendo cómo venían los trenes, pensando en cuán grave sería el golpe y cuán doloroso podría ser, dependiendo de dónde golpeara primero. Pensé, incluso, en el pobre ser que estuvo entre las vías, en las personas que no pudieron evitar el incidente, en la gente que se molestó por el terrible retraso... Pero algo doloroso que escuché salir de la boca del policía fue que "tardará un poco en avanzar, pues de aquí en lo que retiran el cuerpo", refiriéndose al individuo como cualquier ser

Me puse a meditar bastante, hablé con mi hermana por teléfono, volví a ir a los andenes y en un par de minutos, el servicio ya había vuelto a la normalidad. Silencio. Sólo entramos tres personas en un vagón. Pasamos una, dos, tres... Y más silencio, todo con calma, el mundo continuaba. 

Traté de continuar el trayecto con un poco de tranquilidad, pero mi mente no me debaja en paz. Analicé la situación, ¿quién era ese ser? ¿Por qué lo había cometido? ¿Pude yo haberlo salvado de esa catástrofe? ¿Pude yo haber sido él? Sí, eso último fue lo que más pensé: esa persona pudo haber sido yo. Sí, he sentido demasiada desesperanza en los últimos años, sí, he pensado en finalizar con mis días... Pero el ser que nos dejó el día de hoy me ha hecho pensar en lo extraño que es vivir. No me ha dado motivos para seguir existiendo, eso ya lo había analizado, pero me dejó pensando en algo que va más allá de la pena y tristeza que surgió después de pensar en él: la primera clase de cálculo que tuve con el Dr. Humberto. 

Él nos dijo aquél día que pensáramos en algo infinito. Todos se quedaron callados, uno mencionó el tiempo, yo negué que fuera infinito y entonces, el doctor lo puso a dudar: ¿realmente el tiempo es infinito? La física nos dice que el tiempo surgió una vez que el big bang "apareció", entonces no es infinito, porque tuvo un inicio y tendrá un fin--para aquellos que no lo sepan o no estén aún conscientes, el Universo poco a poco morirá y habrá lo que en un principio: nada. 

Ahora, después de lo que acabo de mencionar, supongo que ya saben en qué pensé después de este suceso: ¿la muerte es infinita? 

Uno muere y se convierte en algo infinito, ¿no es así? Porque no hay nada más. Entonces sería algo como:

Nada = Muerte

Pero para ello tengo que definir qué es nada y la muerte, sin embargo, supongo que este tema lo dejaré para otro día.

Con tal de finalizar con algo curioso y que también tiene que ver con el principio de mi entrada, el número que me ha entregado "suerte" es el siete. Hoy que estaba de regreso a mi casa, vi pasar un auto con: 205-TRY, seguido de 439-???, 00100033. Tres sietes al mismo tiempo.

Pero bueno, esa es la única luz que puedo ver tras tanta desesperanza. 








Dorothy

Comentarios

Entradas más populares de este blog

DIY Blusa Amplia y Casual

NaNoWriMo 2016

La Historia de Chocolate Bunny Store