Sueño del 17 de julio del 2012

"Hoy tuve un sueño extremadamente extraño, resulta que tiene que ver con esos sueños que tengo muy de vez en cuando pero tienen un significado en especial. Sin más rodeos, he aquí:


Estaba yo en un lugar muy lejos de aquí, no sé cómo era porque ni siquiera podía verme la cara. Era parecido a un jardín, pero no en donde hay civilización, sino muy lejos de algún reinado. Estaba todo seco y pensaba que era un hermoso lago en temporadas de lluvia, recordando cuán clara se ve en la noche. Sabía con exactitud quién era en aquél lugar y en la vida “real”. Merodeaba por doquier del pantano (porque habían ciertos encharcamientos) y veía a las personas convivir, todos esperando lo mismo que yo: la lluvia. Puedo decir que varios estaban semidesnudos, no sé por qué. Al estar vagando por el sitio, platicaba con personas de cosas que no recuerdo y acompañaba a otras, que empezaban a sentarse alrededor del mismo sitio, formando un semicírculo. De repente, cuando veía a lo lejos, una niebla muy blanca empezó a esparcirse por el lago, todos creían que la lluvia iba a venir. Yo miré a lo lejos y para mi extraña sorpresa, veía un espejismo del Monumento a la revolución de México. “Es el monumento a la revolución”, dije contenta, como si supiera que podría volver. “No vayas”, dijo una compañera que tenía. Miré al lado derecho y vi, asombrosamente, la torre Eiffel, pero no estaba interesada. Corrí sin mirar atrás hacia el monumento, esperando que ese espejismo no se fuera y se quedara por siempre. Al llegar sin estar exhausta, el centro no era como es en la realidad, tenía unos escalones, paredes en el centro y pilares que lucían griegos. Con las paredes no podía ver el centro, pero seguí caminando para ver si podía ver el otro lado de las paredes. Cuando me di vuelta, había dos estatuas de unas mujeres con una pose relajante, como si me observaran. Eran similares a la posición de la pintura “El nacimiento de Venus”, pero con facciones de la cara distintas y con ropa. En el centro de ellas dos, había un enorme espejo circular, tenía hermosos detalles en la circunferencia y era opaco, demasiado opaco, de hecho no parecía espejo sino un círculo negro. Sin embargo, cuando me acerqué al círculo, en vez de ver mi faceta como en cualquier espejo ordinario, vi mi espalda. Estaba totalmente desnuda, era muy delgada, alta y tenía un hermoso cabello negro y largo. El reflejo no parecía normal, era de tonos grisáceos y el fondo se veía oscuro. Con mis manos toqué y atravesé el espejo, puedo decir que la sensación que tuve al tocarlo, era como si tomara algo gelatinoso.  

Despertaba un poco desesperada en mi cama, la de siempre. Me levantaba pensando que el monumento a la revolución no era así en el centro, recordando que hay un elevador y un museo en realidad. Me levanté y salí corriendo, mi mamá estaba lavando el baño, le decía “buenos días”  y la saludaba como es normalmente. Tomaba algo del cajón, lo cual ya no recuerdo qué era, pero pensaba en una canción de Therion la cual dice “go across the mirror, to another world”, y la repetía miles de veces. Regresaba a mi cama pensando en cómo era ese espejo y en que tenía que leer más cosas sobre México prehispánico. Agarraba un libro muy grueso, el cual no existe, de mi librero y lo abría, viendo el texto pero no lo leía. Pensé inmediatamente en escribir el sueño, pero me llegó siempre la palabra “Castillo de Chapultepec” en la mente.

Desperté del sueño y ahora escribo esto. La verdad no sé qué pueda significar, a lo mejor tengo que buscar ese espejo que me apareció en el sueño. Lo dibujaré para no tener dudas."

¿No les parece curiosa la descripción del espejo?
En el centro de ellas dos, había un enorme espejo circular, tenía hermosos detalles en la circunferencia y era opaco, demasiado opaco, de hecho no parecía espejo sino un círculo negro. Sin embargo, cuando me acerqué al círculo, en vez de ver mi faceta como en cualquier espejo ordinario, vi mi espalda.
¿No les recuerda a una pintura?


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

NaNoWriMo 2016

Miedos irracionales

Dándole un giro a la desesperanza